4 Jul 2021 - 9:50

Prisión preventiva por 6 meses para los tres acusados de asesinar a Roció

El Juez Eduardo Ortega dictó la medida a los tres familiares acusados de matar a la menor de 4 años.

A cada hora surgen nuevos detalles de como la saña de los asesinos actuaron contra una indefensa menor de cuatro años para quitarle la vida, pero además, carbonizarla para que sus restos no sean hallados.

El sábado, el Juez Eduardo Ortega, dictó la prisión preventiva por 6 meses a los acusados, Amalia Carolina Graneros (39), la madrina de la niña; su pareja, Edgardo Hernán Caro (36) y su yerno, Mauro Ortiz (21), pareja de la hija de Graneros. Estos sujetos había sido detenidos el viernes 2 de julio. El Ministerio Público Fiscal acusós por el delito de homicidio agravado por alevosía, premeditado por el concurso de dos o más personas, criminis causa y femicidio, en calidad de coautores.

“No hay dudas que este es el caso más grave desde que se puso en vigencia el nuevo código. Pero tiene una mayor gravedad no sólo por sus características, sino porque están acusadas personas que tenían una mayor responsabilidad en el cuidado (de la niña)”, resumió el juez Eduardo Ortega antes de dictarles la prisión preventiva por seis meses -el plazo más alto que contempla el digesto, consignó el diario La Gaceta.

El Fiscal Ignacio López Bustos dijo que; "el Ministerio Fiscal no paró de trabajar desde el inicio de esta situación y lo seguimos haciendo. Desde un primer momento se ocupó la Unidad de Delitos Complejos (a cargo del fiscal Alejandro Noguera) y los equipos interdisciplinarios del ECIF. Seguimos recolectando evidencias, incluso en este momento se están realizando medidas", señaló.

"Se trata de un delito aberrante con pocos precedentes en los últimos tiempos, en el que demostraron un desprecio por la vida. Se encontraron restos óseos en lugares diferentes. Entendemos que por las características del hecho, los imputados enfrentarán una pena de prisión perpetua", remarcó el fiscal al fundamentar el pedido, basándose en los peligros procesales de riesgo de entorpecimiento de la investigación y peligro de fuga.

De acuerdo a la acusación, el 1 de julio, la niña estaba en el domicilio del pasaje Neuquén sin número de Lules, cuando cerca de las 5.00 horas, Granero y Caro, a sabiendas de que la menor estaba sin vida, por ser víctima de maltratos inhumanos, abuso y sometimiento a situaciones humillantes, que llevaron a su muerte, la trasladaron en una motocicleta a un terreno del asentamiento San Ramón de La Reducción, donde la diseccionaron y le prendieron fuego en un pozo. Posteriormente trasladaron el cuerpo a las cercanías del río Colorado, donde repitieron el macabro proceder.