29 Sep 2021 - 21:55

A 112 años, estos son todos los cambios del Mercado Cultural

Un edificio en una esquina tradicional para la comunidad monteriza. Hoy está de fiesta y el historiador José "Nino" Rivadeneira cuenta su historia al inicio del siglo XX hasta la actualidad.

Foto de Archivo Gentileza de Pedro Guzmán.

Un 29 de septiembre de 1909 abría sus puertas Mercado Municipal, un "enorme edificio" ubicado en la zona sur de la nuestra ciudad, al cual, durante muchisimos años concurrieron las familias monterizás, donde podían comprar: carne, pan verduras de todo tipo, frutas, especias, fiambres y otros artículos para la comida hogareña. Fue el origen de la Feria Municipal, aunque sus características viraron con el paso del tiempo, hasta diferenciarse como dos espacios distintos.

Sus orígenes se remontan al viejo pago de Los Monteros. Estaba ubicado frente a la plaza Bernabé Araoz, luego se trasladó a un local, dónde hoy está la Esc. Federico Moreno y finalmente se instaló en Colón y Silvano Bores. Durante largo años fue "el supermercado" donde "se podía comprar de todo para el almuerzo y la cena".

En ese emblemático lugar se encontraban las amas de casas, los amigos y comerciantes. Era un punto clave para la vida social. Allí en la charla sincera todos nos informábamos de lo que sucedía en toda la ciudad.

Bartolo, Brahim, El Gordo Chichi, los Pan Chiquitos, doña Dina, la Narcisa, Tito Medina, don Miguel Olivares, el Gordo García y tantos otros nombres que ya se los llevó el tiempo. Son figuras que alimentaron y dieron vida al antiguo Mercado Municipal; lugar que alguna vez nos llevaron nuestros padres.

Por José "Nino" Rivadeneira

El Mercado hoy

Hasta entrado el siglo XXI el espacio se mantuvo como mercado de carnes y especias. Sin embargo, las autoridades reformularon el espacio para ser convertido en un espacio cultural.

Hoy en la tradicional esquina de Colón y Silvano Bores los monterizos disfrutan del renovado Bar Cultural, en donde se realizan exposiciones y talleres.

Su sentido de encuentro social permanece vigente, como espacio elegido por familias y amigos de la comunidad monteriza.