2 Oct 2021 - 9:30

Manzur y Jaldo analizarán las pautas de la gestión provincial que se viene

Por cuestiones de agenda, el gobernador en uso de licencia no puede venir a Tucumán, pero sí irá todo el gabinete provincial, acompañando al vicegobernador en ejercicio del Ejecutivo.

Los lunes tiene un aroma distinto en el poder. Un día de sensaciones de vacío, con funcionarios de segunda línea atentos a la toma de decisiones y con el teléfono abierto por cualquier cosa que pudiera ocurrir. El lunes 20 de septiembre, la Casa de Gobierno quedó prácticamente vacía porque todos los ministros fueron hasta el Salón del Bicentenario, donde Juan Manzur, el gobernador en uso de licencia, tomó juramento como jefe de Gabinete de la Nación.

El lunes 4 de este mes, en su nuevo rol, Manzur recibirá en la Casa Rosada a su compañero de fórmula, el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo Osvaldo Jaldo y a todos los ministros que componen el gabinete provincial. Se trata de un encuentro varias veces postergado por la nutrida agenda que ha desarrollado el médico sanitarista en la Jefatura de Gabinete de la Nación.

El traslado masivo de funcionarios tucumanos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha sido algo traumático. Varios de los viajeros tuvieron que anticipar el día de vuelo para hoy porque no consiguieron pasajes en compañías comerciales. Otro contingente sí embarcará mañana. Además de esos ministros, de la comitiva formará parte la interventora del Instituto de la Vivienda, Stella Maris Córdoba. En tanto, Jaldo, el presidente subrogante de la Legislatura Sergio Mansilla, el vicepresidente primero del cuerpo, Regino Amado y el ministro del Interior, Miguel Acevedo, lo harán en la aeronave oficial en la tarde de este domingo.

A partir de entonces, la vicepresidenta segunda de la Cámara, la legisladora de Fuerza Republicana Sandra del Valle Orquera quedará a cargo del Poder Ejecutivo en un mandato que se extenderá hasta poco después del mediodía del lunes. Junto a ella, en el Palacio de Gobierno, quedará el subsecretario general de la Gobernación, Pedro Sandili, que había asumido esa misma tarea el día de la asunción de Manzur en la Nación.

Tras el traumático proceso de transición en Tucumán, Manzur y Jaldo retomaron el diálogo institucional en buenos términos. El repentino cambio en la relación ha dejado pasmados a dirigentes de Lealtad Peronista y de Peronismo Verdadero, que hasta el día antes de la asunción de Manzur venían manteniendo un enfrentamiento verbal virulento.

El vicegobernador, incluso, habló hasta con el Presidente, garante de una situación difícil en la provincia. Días después el propio jefe de Gabinete de la Nación levantó el teléfono para hablar con su compañero de fórmula y analizar la marcha de la gestión.

Manzur también “bajó línea” a sus más inmediatos colaboradores. “Hagan lo que Osvaldo les pida”, habría dicho el mandatario provincial a algunos de sus ministros, como una señal de concordia y de marcar el rumbo de la armonía institucional y política frente a los comicios previstos para el 14 de noviembre.

Jaldo, a su vez, comenzó un proceso de reconstrucción de relaciones internas dentro del peronismo. Habló con los intendentes y les dejó en claro que no habrá trato diferencial y que todos ellos tendrán el mismo trato que tenían cuando Manzur gobernaba la provincia. Les reconoció que su gestión es transitoria y que todos deben tirar del mismo carro para garantizarle a la Nación un triunfo del Frente de Todos en el sexto distrito electoral de la Argentina. De la misma manera, ayer convocó en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno a los 93 comisionados rurales. Muchos de ellos venían de una situación de incomodidad frente a la puja en la cúpula del poder. Si bien aflojaron las tensiones, aún quedan resabios de la interna que, con el tiempo, se irán cicatrizando, reflexiona uno de los colaboradores de Jaldo, a manera de conclusión del encuentro con los dirigentes territoriales.

¿Cuál será la agenda del lunes? La cumbre podría desarrollarse sobre los siguientes ejes:

• Manzur fijará las pautas de lo que será la administración que se viene. Nadie garantiza su pronto retorno al cargo y es imperioso tomar medidas de fondo para cambiarle el humor a la sociedad. Una cuestión sensible es Seguridad.

• Jaldo, a su vez, planteará sus puntos de vista acerca de cómo encontró la gestión en sus primeros días dentro del Ejecutivo. Acepta plenamente una coordinación con el gobernador en uso de licencia, pero también pedirá el aval para tomar decisiones como gobernador, sin que eso afecte la relación entre ambos.

• Además del diseño de la estrategia de campaña, el binomio analizará los proyectos de obras que pueden inaugurarse en el corto plazo, incluso las viviendas. Todo sumará para alcanzar, el 14 de noviembre, la meta del 50% de los votos del electorado tucumano, obtenido en las PASO.

Fuente: La Gaceta