Así quedó la oficina del TESA tras la visita de los delincuentes.

Esta mañana la Terminal de Ómnibus de Monteros sufrió la visita de delincuentes, quienes intentaron ingresar a dos boleterías de la estación, logrando en una de ellas el robo de dinero y otros elementos.

Cuando llegó la empleada de la oficinas del Tesa y Rutatlántica, abrió la puerta de la oficina, se dio con la triste novedad de que estaba todo revuelto.

«El monitor estaba caído, cables tirados, papeles desparramados, todo estaba revuelto», dijo la empleada de la oficina del Exprebus, que había denunciado el robo temprano por la mañana. Ambas vieron la situación del lugar y se mostraron preocupada por lo sucedido.

A primera vista, la oficina no sufrió robo alguno. La víctima fue a realizar la denuncia correspondiente en la comisaria local.