Minutos antes de las 9 de la mañana, personal de la Patrulla Motorizada de Monteros, al mando del Comisario, Cesar Medina, aprehendió a un sujeto que se encontraba en la fila de un cajero automático.

Sobre la calle, se encontraba estacionada una motocicleta Honda Titán 155 sin chapa patente, en donde se encontraba un menor de edad, y al ser entrevistado por la policía, salió un ciudadano de la fila argumentando que la motocicleta en cuestión era de su propiedad.

En primer lugar el joven dijo ser de Monteros, pero no podía precisar su dirección y su barrio, por lo que la policía procedió a verificar el rodado y desde la Oficina de Dominio, se informó que el rodado en que se movilizaban tenía orden de secuestro desde septiembre de 2019 por una causa por robo agravado.

Tras esto, la policía dio aviso a la Fiscalía de Delitos contra la Propiedad Centro Judicial Monteros, quienes ordenaron la aprehensión del sujeto mayor de edad, con domicilio en Simoca, mientras que el menor sea entregado a sus padres.

Del operativo participaron también los Agentes Emiliano Ledesma y Brenda Valdez.