La zona de Leales, la Policía de Tucumán secuestró casi 200 kilos durante un operativo de control de la división de Delitos Rurales y Ecológicos.

Los uniformados se toparon en un camino vecinal con una camioneta Renault Duster, en la que se movilizaban pare e hijo. Al requisar el rodado, descubrieron que trasladaban 60 ejemplares de dorados y 10 sábalos, y siete redes que son utilizadas para capturar los peces. La policía informó además que el Dorado es especie que está protegida por Ley y está prohibido su sacrificio.

“Estamos trabajando en conjunto con las áreas específicas para combatir la pesca y la caza ilegal. Hemos realizado varios secuestros en los últimos días y seguiremos con los operativos”, indicó el comisario Jorge Díaz jefe de la división “La gente tiene que entender que no sólo se está destruyendo el ecosistema de la provincia, sino que los pescados que comercializan son mantenidos y trasladados sin cadena de frío, por lo que representa un serio peligro para la salud pública”, agregó.

La familia demorada, se dedica a la venta de pescado a través de las redes sociales, y son proveedores de los puesteros que se instalan en la vía publica para comercializar los ejemplares, precisaron desde la policía.

Según explicaron fuentes policiales, tienen su centro de acopio y son reincidentes en nuestra provincia. También fueron descubiertos haciendo la misma actividad ilegal en Salta y en Santiago del Estero.

En nuestra provincia, la pesca furtiva con fines comerciales no está contemplada como un delito que tiene un castigo penal, sino como una infracción, por lo que los policías sólo están autorizados a secuestrar los peces y los elementos que utilizan para depredar ríos y lagos.