28 Jul 2020 - 11:11

Ley Micaela: los asistentes se animaron al debate sobre violencia cultural y simbólica

Lo cotidiano se interpeló en el tercer encuentro de capacitación y las dudas y las reflexiones no tardaron en surgir.

Tercer encuentro en el marco de la ley Micaela en Monteros. Facebook Pancho Serra.

Ayer se realizó la tercera capacitación en el marco de la aplicación de la Ley Micaela en el municipio de Monteros, destinada al personal y funcionarios que trabajan en la Municipalidad y en el Concejo Deliberante. Lo cotidiano se interpeló desde las prácticas violentas culturales y simbólicas que se reproducen y que se pretenden desnaturalizar.

Las disertantes en este nuevo encuentro fueron Gabriela Victoria, abogada especialista en género y coordinadora de Observatorio de Violencia Doméstica; María del Carmen Gimena, psicóloga maestrando en psicología social con perspectiva de género y Miryam Apud, trabajadora social y especialista en maltrato, violencia y abuso sexual en la infancia.

Esta jornada tuvo como punto central repasar la importancia de construir dispositivos con perspectiva de género, se abordaron la reflexión crítica en torno a prejuicios, estereotipos, prácticas y costumbres culturales y se repasó sobre el acceso a la justicia con perspectiva de género.

Las disertantes expusieron las temáticas acompañadas por ejemplos de lo cotidiano e imágenes que resultaron didácticas para la reflexión del público asistente, tanto de manera presencial como virtual; este último conformado por más de 400 personas, en la que también se sumaron otros profesionales, como docentes y vecinos en general.

Al haber tratado temáticas de la vida cotidiana que conforman las prácticas culturales los oyentes pudieron comparar sus realidades con lo expuesto. Lo que generó sorpresa fueron todos los casos vinculados a la violencia simbólica, que se encuentran ligados a la cultural, pero son más difíciles de identificar por estar tan naturalizados como ser los micromachismos: los chistes con contenido violento o despectivos hacia la mujer, el bombardeo de imágenes y sus construcciones que refuerzan estereotipos, que colaboran a ampliar la brecha entre géneros.