La tormenta de esta tarde no tan solo afectó a Monteros, sino también a la ciudad de Famaillá.

Allí 30 familias tuvieron que ser asistidas por el Municipio y el Comite de Emergencia de la provincia. Las intensas ráfagas de viento, acompañadas de granizo y lluvia torrencial, provocó voladuras de chapas e inundo varias zonas.

La tormenta fue corta pero muy intensa en esos lugares, con casi 100 milímetros de caída de agua, informaron desde la Dirección de Defensa Civil de la Provincia.

“Estamos amargados, desvatados por el daño ocasionado por la tormenta”, dijo Cesar Amado al sitio Bajo La Lupa. Su galpón quedó destruido y ademas varios vehículos que estaban adentro, sufrieron daños.