21 Ene 2021 - 20:30

Doné sangre y lo que pasó no lo esperaba

Cuando se los confirmé, me explicaron principalmente qué me podía pasar o cómo me podía sentir mientras sacaban casi 500cc de mi sangre.

Aclaremos una cosa: hace mucho tiempo que quería hacerlo y por alguna razón nunca podía.

Hasta que un día como hoy, la donación era a solamente unas cuadras de casa. Así que ya iba a ser muy de pasmado dejar para más adelante, de nuevo, la primera vez.

¿Qué fue lo más difícil? Aguantarme el hambre (me río mientras lo pienso y escribo). Lo que pasó es que no me terminó de quedar en claro qué quisieron decir con “ayunas breves”. Así que siguiendo las “viejas tradiciones” me fui sin desayunar. “A la salida vemos”, pensé cuando iba en camino. (Debajo de la nota están los requisitos que debe cumplir cualquier persona para poder donar).

Mientras esperaba que pasen las decenas de personas que estaban delante de mí, el cuerpo ya pedía combustible. No era el único en esa situación y tampoco el único que no entendió lo de “ayunas breves”. Hasta que un enfermero nos dijo:
- “Podrían haber tomado un té con tostadas tipo 8 de la mañana y una hora después venir”. 
- “Aaaah”, dijimos los 4 futuros donantes coreando. Ya aprendimos para la próxima. Por cosas de la vida, un vecino y un amigo de la vida seguían antes y después de mí. Eso volvió a este “trámite” un poco más amigable, no porque uno corra riesgo de algo. A lo mucho una desmayadita, pero al toque te recuperás, lo vi. Es un gran dato que puede servirle a aquellas personas que nunca donaron sangre (ya era el más donador ahora) o que tienen miedo. Ir con amistades, conocidos, ayuda. La unión hacen la fuerza, dicen por ahí.

Después de tener la primera enseñanza del día, al instante nos invitaron un buen mate cocido (estaba bueno en serio) y unas tostaditas para hacer más amena la espera. Gracias. Si no seguro palmaba después de la extracción. Cuando ya se acercaba mi turno, la mujer del Hospital Lamadrid que estaba debajo de una mascarilla, 2 barbijos, guantes y 2 batas, me llamó para brindar mis datos y responder un cuestionario muy similar a este.

Son preguntas básicas y también de esas que quizá nunca te las hiciste en la vida. Por ejemplo, si tuve paludismo en los últimos 3 años o estuve en el último año en áreas endémicas de la enfermedad… Yo le dije que no.
Igual, afortunadamente, gracias a quien quieran agradecer, soy una persona que rara vez se enferma, pero ni alérgico a algo, excepto el polvo. Lo odeo. En fin, hasta en épocas pandémicas vengo zafando. Pero nunca digan nunca eh.

Con el formulario contestado, llenado y firmado, pasé con mi kit de extracción bajo el brazo a esperar que una de las 3 sillas ortopédicas se desocuparan. Me instalé, y me preguntaron si era la primera vez que lo hacía. Cuando se los confirmé, me explicaron principalmente qué me podía pasar o cómo me podía sentir mientras sacaban casi 500cc de mi sangre con una notable aguja pero que ni dolió, la sentí, pero no dolió.

Casi 15 minutos después me sentía bien. El personal de salud me recomendó tomarme con calma los movimientos, me acercaron algo dulce para comer y beber. Al rato, y viendo que no me bajaba la presión o algo por el estilo me permitieron levantarme de la silla. Luego de una breve observación y notar que todo estaba bien, pude retirarme y a seguir con el día, la verdad que no esperaba sentirme tan bien luego de la extracción. Pero dejaron en claro que durante el día, nada de hacer fuerza, deporte o conducir largas distancias. Qué bueno, no tenía grandes planes para el finde jaja.

Así fue la primera vez que doné sangre. Seguro las siguientes no serán muy distintas. En fin. Donemos sangre. No esperemos más.

¿Cuáles son los requisitos para hacerlo?

  • Tener entre 18 y 65 años.
  • Asistir preferiblemente en ayunas breves.
  • Pesar mínimo 50 Kg.
  • No tener tatuajes realizados en los últimos 12 meses.
  • No estar enfermo el día que acuda a la donación.
  • No haber padecido Hepatitis tipo B, tipo C, VIH-SIDA, Sífilis, etc.
  • No haber mantenido relaciones sexuales 48 hs. antes.

Si llegaste hasta este punto de la nota, felicidades. No sacaste conclusiones en base al título, la bajada y la imagen. Podes comentar sabiendo y no especulando. ¡Gracias por ser así! Abrazo pre pandemia para vos.

Por Leandro.