Tras unos días de lluvias interminables, el calor regresó este viernes junto y con el condimento extra de una elevada humedad, que hace que el día se torne insoportable hasta en la sombra.

Minutos después de las 17, el termómetro llegaba a los 36°, y la sensación térmica casi toca los 45°, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Según el organismo, para la madrugada del sábado se esperan tormentas y se esperan que perduren durante toda la jornada, y hasta el domingo al mediodía inclusive.

Los tucumanos comenzaron esta mañana, a emigrar hacía los Valles para un fin de semana de relax y escapándose de las altas temperaturas.