La Legislatura sancionó, con el rechazo de un sector de la oposición, el proyecto oficialista que proponía la adhesión a la ley nacional «Micaela», que establece la capacitación obligatoria en materia de género entre la totalidad de los agentes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

En Tucumán -último distrito provincial en sumarse a esta normativa nacional, sancionada en 2018 por el Congreso- la capacitación quedará a cargo de las «cabezas» de los respectivos poderes del Estado.

Además, los municipios quedaron en condiciones de sumarse a la «Ley Micaela», a través de ordenanzas de adhesión.

El dictamen de mayoría fue sancionado con 39 votos a favor y ocho en contra. Los legisladores de Fuerza Republicana, espacio que lidera Ricardo Bussi, se expresaron en rechazo del dictamen, al igual que Raúl Albarracín y Walter Berarducci, ambos del Partido por la Justicia Social.

Podés leer el contenido de la norma nacional haciendo clic aquí.