28 Mar 2022 - 16:55

“Hay diablos que aumentan los precios” dijo el presidente Alberto Fernández

Consideró que hay una escalada “autoconstruida” vinculada con la concentración productiva de alimentos.

El presidente Alberto Fernández advirtió este domingo que hay "diablos que aumentan los precios y hay que hacerlos entrar en razón para que entiendan que tener una especie de oligopolio no los autoriza" a remarcar, y volvió a reivindicar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual, dijo, "a algunos les gusta más, a otros menos", pero "está terminado" y es "una ficción, una mentira" la posibilidad de otro arreglo.

Fernández afirmó que Argentina "tiene un montón de problemas, no sólo con el Fondo Monetario, pero con el acuerdo hemos logrado sacar un problema que es la angustia de pagar 19 mil millones de dólares" de la deuda externa en lo inmediato, y volvió a sostener que su Gobierno está "resolviendo un problema que no generamos, que Argentina tuvo que hacerse cargo", aludiendo al empréstito tomado por el ex presidente Mauricio Macri.

También aseguró: "No voy a hacer nada para que el Frente de Todos se quiebre". En esa línea, agregó que en la coalición oficialista "hay una clara vocación de que no se rompa".

"Podemos tener diferencias, pero es un tema que nosotros sabremos resolver. Estoy seguro de que nadie quiere romper nada. Hay una clara vocación de que esto no se rompa. Veo una tarea insidiosa de quebrarnos, 'que Alberto dijo tal cosa, que Cristina dijo tal cosa', pero mi preocupación ahora es que me saqué la soga del cuello (del FMI) y tenemos que ponernos a caminar", expresó el Presidente.

En una entrevista con periodistas de la TV Pública, el primer mandatario también aseveró que "hay un sector del campo que ha tomado una posición político-partidaria", que se opone a las medidas del Gobierno para el sector, como el aumento de retenciones en algunos productos.

Además, reiteró que los planes sociales "tienen que convertirse en trabajo", pero aclaró que debe ser "trabajo formal", ya que se debe “recuperar la cultura del trabajo, pero el trabajo formal”. “La mayoría (de los que reciben planes) trabaja, pero en la informalidad", señaló.

En ese sentido, sostuvo que "hace falta que un mayor número de trabajadores de la economía popular pase a la formalidad, pero hay que darle un marco regulatorio para desarrollarse con un mínimo de seguridad".

Consultado por la inflación, sus causas y sus responsables, Fernández admitió que es un tema complejo y que quiere "quedar bien con Dios y con el diablo", pero alertó que hay "diablos que aumentan los precios y hay que hacerlos entrar en razón".

Consideró que hay "una inflación autoconstruida que tiene mucho que ver con el modo en que se concentra la producción de alimentos; hay que llamarlos a la reflexión para que ellos (los empresarios) entiendan que el hecho de que tengan una especie de oligopolio no los autoriza a subir los precios".

Sobre las tarifas, ratificó: "Acordamos que no pueden aumentar más del 80% del coeficiente de variación salarial y, para los que tienen tarifa social, no más de 40%".

"Queremos terminar con lo más ineficiente que es subsidiar al más rico. Por eso, el primer decil (de la sociedad) termina de recibir subsidios", indicó.

En cuanto a los servicios, sostuvo que el Gobierno "está haciendo todo lo necesario para garantizar la provisión de gas" en la próxima temporada invernal.

Al abordar el tema de la deuda externa, el Presidente afirmó que "es una ficción, una mentira" que se diga que había otra posibilidad de acuerdo con el FMI.

"Tuvimos un acuerdo que la ortodoxia del Fondo no aceptaba. Dijimos ‘no vamos a hacer ningún ajuste’. Fue una pelea muy dura, fue un acuerdo inusual, por eso no sabíamos hasta último momento cómo iba a votar el directorio del Fondo”, expresó.

“Además, tenía que haber de parte del FMI un reconocimiento de que hicieron algo que estaba mal", añadió Fernández. (Cadena 3)

En este punto, enfatizó que, a su criterio, el tema del acuerdo con el FMI y los debates internos en el oficialismo "está terminado" y afirmó que "a algunos les gusta más, a otros les gusta menos" ese convenio, pero “hay que seguir adelante". Y sentenció: "Cuando dicen que fui blando, no hubo nada blando".

"Estoy seguro de que nadie quería el default en el Frente de Todos", dijo el Presidente, y subrayó: "Los argentinos me votaron para que decida y el tema está terminado, aunque algunos crean legítimamente que se podría haber hecho un mejor acuerdo".

"No hice nada heroico: hice lo que tenía que hacer como negociador. A mí me votaron para gobernar", amplió.