4 Feb 2022 - 12:27

Sergio "Checho" Soria y Santino Núñez, fueron visitantes en la tierra que los vio crecer

La Liga de Voleibol Argentina tuvo a dos monterizos jugando para equipos foráneos en Tucumán.

Sergio "Checho" Soria y Santino Núñez, dos monterizos que sus primeros pasos en la ciudad, ahora visitaron la provincia, pero para jugar en Ciudad de Buenos Aires y Defensores de Banfield, respectivamente. Familiares y amigos apoyaron a los monterizos en el Villa Luján.

"Checho" no tuvo una clara influencia en el deporte desde un principio. Si bien su hermana practicaba y es aficionada al voley, no parecía que él recorrería ese camino. Destino o casualidad, sus inicios se dieron a partir de que un entrenador vio su estatura mientras él paseaba por la plaza de Monteros junto a un amigo. Nunca esperó que una salida tan cotidiana provocara un cambio drástico en su vida. Este entrenador era Luis “Pituto” Arquez, quien bajo la convicción de haber encontrado un diamante en bruto, decidió hablar directamente con su mamá, Sandra Alvarez, para decirle que su hijo debía iniciarse en el deporte. Ese fue el primer paso

“Me inicié en Monteros y estuve dos años con Julio Giménez como entrenador. Él me llevó a las capacitaciones de la Selección y eso me entusiasmó. Ahí hice todas las inferiores y llegué a estar en el banco de la Primera”, recuerda “Checho”.

La vida le demostró a Sergio que las oportunidades existen y los sueños pueden cumplir. “En 2013 me fui a Ciudad de Buenos Aires, donde me ofrecían un montón de cosas. Era una locura. Para mí, que llevaba jugando solo dos años, fue impresionante”, comparte.

El lado B de llegar a un gran club de la metropolitana fue el desarraigo, que pesaba mucho. “Me costó un montón estar separado de mi familia. Me acuerdo de que me llamaron para una concentración en Capital y contaba los días para regresar. Me gustaba estar ahí porque jugaba, pero estaba ansioso por volver con mi familia. Pasaron muchos meses hasta que me acostumbré. Me trataban bien en el club, tenía muchos viajes y experiencias buenas, lo que hizo que se me calmaran esas ganas de querer volver a casa con mi familia. Fueron meses muy intensos”, describe.

Haber vuelto a jugar en Tucumán, aunque fuera como visitante, “fue una hermosa experiencia, porque vinieron familiares y amigos. Además, me mandaron un montón de mensajes con cariño y estaban muy contentos por lo que estaba viviendo. Quiero agradecerles a todos. Nunca me voy a olvidar de mi pueblo, que es Monteros, y de Tucumán”.

Para aquellos que aspiran llegar a lo más alto del deporte, “Checho” aconseja: “es un deporte muy lindo y competitivo. Hay que dedicarle tiempo y tener la cabeza firme porque esto es día a día. Y no deben olvidarse de lo más importante, que es disfrutarlo”.

Santino Núñez: la pasión por el voley le vino por herencia

Entre los tucumanos que participan del weekend en calidad de visitantes está Santino Núñez, jugador de Defensores de Banfield. Nacido en la cantera de Monteros Voley, desde sus inicios tuvo una vida muy apegada al club. Su padre, Jorge Núñez, fue jugador de Social Monteros y participó del recordado ascenso de la temporada 99/00. Eso fue la piedra angular para el desarrollo del joven Nuñez.

“Mi papá jugaba y me llevaba a las canchas. Lo acompañé a muchísimos lugares. Cuando me hice un poco más grande, ya pude viajar con las inferiores en compañía de mis padres. Estoy agradecido con ellos, porque a cada viaje que iba, ellos estaban conmigo”, expresa.

El monterizo también habló sobre el aspecto negativo de jugar fuera de la provincia. “Me fui de chico y tuve un pequeño paso por River, pero a raíz de un inconveniente tuve que volver. De todas maneras, sí fue un cambio brusco. Tenés que acostumbrarte a una vida nueva, sabiendo que estás solo. Lo más difícil fue estar lejos de la familia”, asegura.

La oportunidad de volver a Tucumán le resulta gratificante. “Es algo muy lindo jugar en la provincia. Jugué con cancha llena en Monteros y ahora jugué con el público en contra. Son sensaciones que no se viven siempre. Además, mi familia vino a verme todo el fin de semana”, destacó.

Fuente: La Gaceta