1 Sep 2021 - 18:31

Homenajearon a obstetras del hospital de Monteros

El emotivo acto sirvió para distinguir a los profesionales que cumplen su labor actualmente en la institución y también a quienes ya se jubilaron.

Con motivo de conmemorarse un nuevo Día Internacional de la Obstetricia y el Embarazo, el equipo de gineco-obstetricia del hospital de Monteros llevó a cabo un acto encabezado  por su directora, Andrea Pireda.

“Fue un acto muy emocionante porque además de hacer un reconocimiento al equipo de obstetras que tenemos en la institución, se convocó para homenajear a las profesionales que se jubilaron y que acompañaron en el nacimiento de muchos niños a muchas mamás. Varias de ellas pudieron concurrir, como la señora Margarita Padin, quien se jubiló hace un tiempo y es conocida por todo Monteros por su labor”, contó Pireda.

La emotiva celebración contó también con la bendición de la mano del párroco de la localidad.

Siguiendo esta línea, la profesional destacó el crecimiento que atravesó la maternidad de Monteros en el último tiempo y cómo el rol de los obstetras es de vital importancia para la comunidad. “Siempre están acompañando a la mujer en el proceso no solo del nacimiento, sino antes, durante y después del mismo. Es uno de los oficios más antiguos, en la historia de todas las culturas, pueblos y religiones aparece la imagen de la partera o matrona que evolucionó hasta la profesión de obstetricia y luego del 1700 se incorporaron hombres en este arte del acompañamiento, no solo de la asistencia, sino del asesoramiento, de sacar las dudas y miedos en cada diferente situación”, dijo.

En este sentido, Pireda hizo hincapié en que, más allá del concepto médico o científico, las licenciadas y licenciados en obstetricia cumplen una tarea esencialmente humana. La jefa del servicio de gineco-obstetricia es Sonia Patton y el mismo cuenta con licenciados en obstetricia diariamente, a cargo de Olga Agüero y Gustavo Tolaba, además del equipo de enfermeros.

Desde marzo de 2019 el hospital cuenta además con un servicio de Neonatología, cuyo jefe es Eugenio Cabrera, que permite que los niños de la localidad puedan nacer cerca de sus hogares sin la necesidad de ser derivados, motivo que aumentó los nacimientos en la zona.