Imagen ilustrativa.

El ministro Juan Pablo Litchmajer reafirmó que el receso invernal se cumplirá como estaba previsto en el calendario escolar 2020. “No nos detenemos, la pandemia no nos va a detener y las vacaciones de julio se van a respetar, como estaba previsto, desde el 13 al 24 de julio”.

La confirmación trajo alivio a la comunidad educativa y a las familias que tuvieron que adaptarse a las nuevas circunstancias de estudio en todos los niveles. MONTERIZOS consultó en algunos hogares sobre cómo se vivió el proceso de enseñanza y aprendizaje desde casa y de manera virtual. las realidades fueron diversas, pero todos concuerdan que llegaron agotados y esperan con ansias el descanso.

Desde Villa Quinteros, Viviana Zerrizuela, cuenta su experiencia como mamá y estudiante «Fue un verdadero desafío poder cumplir con ésta primera etapa del cursado virtual, las actividades se duplicaron y hasta podría decir que se triplicaron, pero creo que fue para todos, porque está realidad de pandemia y distanciamiento social nos afectó a todos por igual. Aprendimos, no todos por de la misma forma pero algo se aprendió. Llega el receso escolar tan ansiado; será un momento de relajarse y replantearse como seguir con la segunda etapa; que por cierto ya no será tan complicada como la primera».

Por otra parte, la señorita de Música, Lorena Sanchez Tello revela su proceso, como docente y mamá «Durante estos meses, el proceso de enseñar de manera virtual, fue todo un gran desafío, porque debí reestructurar la planificación didáctica elaborada antes de la cuarentena, asesorarme en el uso de las aplicaciones adecuadas y además, ser lo más practica y didáctica posible para que mis clases lleguen a mis alumnos de la Escuela Especial. También fue muy estresante llevar adelante el acompañamiento educativo de mi hijo entre las clases por Zoom, descargas de vídeos, envió de las tareas desarrolladas, etc».

Lorena sin embargo también reflexiona «A pesar de todas estas dificultades, es muy valorable el esfuerzo de mis colegas docentes y continúo poniendo lo mejor de mí, para que mis alumnos, sigan aprendiendo desde casa, gracias también, al compromiso y apoyo de las familias».

Las vacaciones de invierno serán una oportunidad de descanso de obligaciones, sin embargo, para la tecnología difícilmente quede al margen.