El oficialismo espera darle media sanción al proyecto que regula el teletrabajo. Los diputados Vanesa Siley y Darío Martínez, del Frente de Todos confiaron en que hoy se aprobará la media sanción en la Cámara de Diputados. La iniciativa obtuvo ayer dictamen de mayoría en comisión, con consenso del oficialismo y de Juntos por el Cambio.

«Había 20 proyectos presentados que logramos unificar y consensuar. Hoy se tratará en Diputados y tendría media sanción», dijo Siley, presidenta de la Comisión de Legislación de Trabajo de la Cámara baja. «Los temas son muy novedosos, casi únicos en el mundo los que estamos regulando en la Argentina: incluimos el concepto de desconexión digital, que es un derecho», explicó Siley.

Se estima que luego de la pandemia una enorme proporción del trabajo va a continuar siendo remoto. La Cámara de Diputados realizará hoy -a partir de las 16- la tercera sesión remota, en la que está previsto debatir los proyectos de regulación del teletrabajo. Estas iniciativas buscan establecer los derechos de los empleados y las obligaciones de los empleadores en este esquema laboral, entre otras iniciativas.

Según detalló Siley, el derecho de desconexión es el que un trabajador tiene «culminada la jornada, o sea que se puede apagar tu celular, cerrar la plataforma online en la que trabajás; y la otra cara es que no te sigan escribiendo Whatsapp, dando órdenes, instrucciones, tareas -dijo; está expresamente dicho que no podrá ser sancionada la persona que hace uso de su derecho», agregó.

Intimidad del domicilio

El proyecto establece los presupuestos mínimos de esa modalidad de tareas, como la garantía de derechos laborales, tanto en cuanto a la definición de una jornada como al derecho a desconexión, la intimidad del domicilio y la posibilidad de revertir esa modalidad y volver al sistema presencial. En ese sentido, establece que las regulaciones específicas «se determinarán para cada actividad mediante la negociación colectiva respetando los principios de orden público establecidos en esta ley».

De manera voluntaria

La modalidad de trabajo a distancia «debe ser voluntaria por consentimiento escrito y puede ser revertida con una notificación por el trabajador», que podría regresar así al trabajo presencial, se aclara. Otro punto clave es que se garantizan los «derechos colectivos» de los trabajadores e igual representación sindical a la del conjunto de las personas que trabajan en forma presencial.

La flexibilidad

El proyecto contempla también un apartado para las tareas de cuidado: «Hay una norma para quienes las realizan, para que haya flexibilidad y posibilidad de de compatibilizar horarios con las personas que trabajan telemáticamente que tienen niños a cargo, adultos mayores dependientes o personas con discapacidad», dijo Siley. En tanto, el diputado Martínez sostuvo que «es importante establecer una norma que deje constancia de la igualdad de derechos del teletrabajador con quien realiza otra modalidad de actividad laboral». (La Gaceta)