Nieto con Maradona, y López Alonso con Los Pumas.

El Lic. en kinesiología Cesar Nieto, y el traumatólogo, Conrado López Alonso, ambos con carreras deportiva en el vóley y el rubgy, respectivamente, no descuidaron la profesión por el hobby, y hoy son palabra autorizada para hablar sobre los deportistas de elite.

Diego Maradona y los jugadores de Los Pumas, tuvieron manos laboriosas monterizas para sus recuperaciones.

“Diego llega a mí al Cenard en 1995, después del Mundial de Estados Unidos donde fue sancionado por dopaje positivo. Quería recuperarse para volver al fútbol profesional”, explica Cesar Nieto.

Literalmente, se me cayeron las medias”, sobre el momento en que Néstor Lentini, médico deportólogo que presentó la defensa de Maradona ante la Fifa, le anunció que “El 10” comenzaría un tratamiento con él. “Lo atendí en la rodilla derecha por una inflamación en su menisco. El tratamiento duró tres meses y me decía que lo recupere porque sino iba a cirugía y tenía miedo de perder la magia”, explicó Nieto. Finalmente, con toda la ayuda profesional brindada en el Cenard, Maradona pudo “quebrar la cintura” tan bien que gambeteó el quirófano, cuenta en una entrevista al diario La Gaceta.

Nieto comenta que se sintió con mucha responsabilidad para tratar al paciente. “A medida que los días pasaron, todo se normalizó y lo veía como un deportista más. Ojo –advirtió Nieto- él me hizo sentir eso y se lo agradezco”. “En realidad, yo no esperaba nada en su forma de ser. Diego se mostró cómo una persona muy cambiante: había días que no paraba de hacer chistes, de reír y otros, donde no quería hablar y te lo decía”, dijo el ex jugador de vóley de Social Monteros, GEBA y Ciudad de Buenos Aires.

“Lo admiro como jugador. ¡Hasta dónde llegó después de haber nacido en una villa; un ejemplo como deportista! El fútbol de hoy no me interesa mucho: antes se jugaba más por la camiseta y se ponía el corazón. Diego fue el mejor ejemplo de eso”, estableció con firmeza su opinión.

“Tremendo, así era ser Diego Armando Maradona”, afirmó el kinesiólogo. Con una experiencia propia, Nieto le pone sustento a su afirmación. “Una noche fuimos a cenar a la pizzería del papá de un amigo y compañero del Cenard. Vino Diego, Claudia y Coppola. A la media hora, el lugar tuvo que ser cerrado porque la gente empezó a venir en cantidades cuando se enteraron que estaba”, contó. “Estuvimos hasta las cuatro de la mañana de un día de semana. Salimos llenos de anécdotas: le tiraban papelitos por debajo de la puerta para que los firmara, cuando salimos había gente en la puerta de sus casas esperándolo para verlo. Insisto, ser Diego Armando Maradona, fue tremendo”, concluyó Nieto.

Una vida ligada al rugby

Conrado López Alonso comenzó de pequeño a destacarse en el rugby, primero en Ñuñorco, con la clásica casaca negra y amarilla, y luego el salto de todo con la verde y roja de Huirapuca, donde fue campeón varias veces.

La medicina lo llevó a Buenos Aires, y además la posibilidad de seguir despuntando el vicio de la ovalada y mientras hacía su especialización en traumatología jugaba para el Hindu Club de Don Torcuato.

Al hablar sobre sus pacientes en consultorio y sobre su trabajo en Los Pumas el profesional monterizo explicó: “Son prácticas médicas diferentes”, “El trabajo en consultorio, es más traumatología asistencial. Y el trabajo como team doctor (el que realiza en un cuerpo médico de un equipo), si bien tiene mucho de traumatología, está más relacionado con la nutrición, hidratación, descanso y prevención de lesiones. Ambas actividades me gustan, pero sin duda lo que disfruto mucho también es la actividad en quirófano”.

“Traté a muchos jugadores muy importantes en el rugby. Si tengo que escoger uno, sería Juan Martín Hernández”, reconoció López Alonso en la entrevista a La Gaceta formó parte del cuerpo médico de las selecciones de la Unión Argentina de Rugby (UAR). Con Jaguares 2019, en el Súper Rugby, López Alonso fue subcampeón del torneo que reunió a franquicias de Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica y Japón. El doctor también cuidó durante todo el Rugby Championship a Los Pumas, el grupo que en 2020 logró la primera victoria de la historia ante los All Blacks.

Esa experiencia de juego, según la percepción del ex centro, otorgó una especie de plus en su profesión. “Los pacientes, cuando saben que yo jugué, les da más seguridad. Los médicos que no vienen del rugby, manejan otros tiempos o más miedos para el alta deportiva. Pero esto es solo una sensación mía y que muchas veces los pacientes me lo dicen”, explicó.

Conrado se recibió en Universidad Nacional de Tucumán. “Me permitió estudiar de manera gratuita y creo, con una formación académica de las mejores universidades internacionales. Con grandísimos docentes en casi todas las cátedras”,

Y finalizó «Tengo ventaja porque conozco cómo piensa el paciente-jugador y el problema que tiene”, reflexionó López Alonso.

*Ambas notas fueron realizadas para un informe especial y publicadas el diario La Gaceta, por la periodista Mariana Apud.