Una joven a la que robaron y después intentaron violar no puede reconocer al verdadero autor: el atacante tiene un hermano gemelo y ambos son idénticos físicamente.

Como si fuera poco, los dos comparten el mismo ADN por lo que, por ahora, la Justicia tampoco puede determinar quién fue el autor del grave delito.

egún informó el Ministerio Público Fiscal de Chubut, el caso ocurrió el 7 de agosto, a las 20.20, cuando una joven regresaba a su casa caminando por la calle Malaspina, en Puerto Madryn.

Justo al llegar a la intersección de Simón del Alcazaba, fue increpada por un hombre. Según relató la víctima, el agresor le robó el teléfono celular e intentó abusar sexualmente de ella.

El conductor de un auto que pasaba decidió encender las luces altas y el agresor escapó del lugar tras sentirse intimidado.

La víctima realizó un identikit con especialistas de la policía local y el mismo fue distribuido en las redes sociales. Además, indicó que el sospechoso del ataque era un hombre delgado de aproximadamente 30 años y 1,80 metros de altura.

La Policía logró recolectar una serie de fotografías de posibles sospechosos de acuerdo a esos datos provistos y la víctima creyó reconocer a su agresor durante un recorrido de imágenes. «Es ese», dijo la joven, después de que un agente le mostrara unas imágenes.

Así, detuvieron a un joven apodado “El Melli”. Pero pronto se supo que el presunto agresor tenía un gemelo idéntico y que ambos comparten casi el 100% de la información genética.

El caso fue caratulado como «robo con concurso real y abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa».

Se espera que en las próximas semanas, los investigadores realicen las entrevistas correspondientes dentro del entorno de los hermanos gemelos, para poder determinar cuál de los dos es el verdadero acusado por el ataque sexual.

Fuente: Cadena 3