El hecho ocurrió el pasado martes 10 de noviembre, alrededor de las 18 horas. “Se realizaba un procedimiento de rutina de control vehicular en avenida Evaristo Carriego del barrio 23 de agosto de la ciudad jujeña de Palpalá”, dijo el secretario de Seguridad Vial de Jujuy, Alejandro Marenco.

El funcionario relató que “efectivos policiales observaron que una niña se encontraba al volante del rodado, violando todas las reglas y normas de tránsito”.

“En el lugar se hizo presente el padre de la niña, asegurando que, en un descuido, su hija le había sacado la camioneta”, añadió.

Según Marenco, “el hombre no contaba con la documentación del vehículo y sólo pudo presentar un boleto de compraventa donde constaba que lo había adquirido en marzo del 2019 a una mujer por la suma de 70 mil pesos”, pero nunca se había hecho la transferencia.

Posteriormente, los efectivos policiales pudieron comprobar que el automóvil tenía pedido de secuestro y que además se encontraba inhibido para circular por estar dado de baja el chasis y motor por el Registro Nacional de Propiedad del Automotor.