Un niño autista de tres años se perdió y dos perros lo cuidaron hasta que la Policía lo encontró a más de un kilómetro y medio de su casa.

El hecho ocurrió en los primeros días de junio en la localidad de Ponce de León, Florida, Estados Unidos, y el destacamento local decidió compartir la conmovedora historia a través de las redes sociales.

Marshal Butler, el pequeño con el Trastorno del Espectro Autista (TEA), desapareció de su hogar. Los padres hicieron la denuncia y comenzó el operativo de búsqueda por los alrededores.

Kayla Stewart, la tía del niño, relató que tenían mucho miedo y se les cruzaron todo tipo de temores por la mente. «Estábamos en pánico. Uno se imagina lo peor», confesó. Sin embargo, la Policía logró encontrar al nene gracias al llamado de una vecina que lo había visto caminar.

Marshal Butler estaba lleno de barro y tan sólo con un pañal, pero había sido custodiado por dos perros, Nala y Buckwheat, que lo encontraron y protegieron hasta que llegaron los efectivos de la fuerza de seguridad.

Tras conocerse el final feliz de este gran susto, Carol Shelton, otra vecina de la familia, le confirmó a la cadena NBC que sus dos perros estuvieron con el niño todo el tiempo: «Estamos agradecidos de que los cachorros lo hayan guiado».

La Policía local posteó en su cuenta de Facebook una foto del momento en que encontraron al niño. «Un regreso seguro a casa. Los perros estaban todavía con el niño. Escena despejada», completó la publicación.

Fuente: Cadena 3