El Ministerio de Seguridad en coordinación con la Jefatura de Policía de Tucumán dispuso severas sanciones para dos empleados policiales que fueron acusados por presunta violación a los deberes de funcionario público.

Se trata de dos efectivos que cumplen funciones en la Comisaría de Cevil Redondo y que fueron aprehendidos en la tarde del martes por disposición de la fiscal de feria, María Fernanda Bahler, quien además ordenó el secuestro del libro de guardia y de sus armas reglamentarias.

“Inmediatamente de haber tomado conocimiento de la causa que involucra a los empleados policiales de la comisaría de Cevil Redondo, se dispuso la aplicación de severas medidas para los oficiales aprehendidos. Estas sanciones comprenden que pasen a revistar en situación pasiva, lo que implica retención del arma, la suspensión del estado policial y la retención del 50% de sus haberes, todo ello sin perjuicio del sumario administrativo que da lugar la presente investigación penal”, confirmó el subsecretario de Seguridad de la provincia, José Ardiles.