Poder sostener los cubiertos para comer, un vaso con líquido o un lápiz para escribir ahora será posible para 15 niños y niñas de la escuela especial ALPI, que padecen discapacidad motriz.

Esta mañana el gobernador Juan Manzur entregó kits con dispositivos de acceso realizados con impresoras 3D por el Ministerio de Educación de la Provincia.

Estos dispositivos de órtesis, el nombre técnico de las herramientas que facilitan la vida de estos alumnos, sirven como un apoyo externo aplicado al cuerpo para modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema neuromusculoesquelético.

Impresalud 3D es el proyecto –inició hace solo tres meses– por el que se elaboran estas piezas de acceso e integración en el Centro de Innovación (Ciidept) y que se entregan de forma gratuita a quienes lo requieran. La iniciativa, además, desarrollará prótesis para aquellos casos en que haya ausencia de extremidades por amputación o agenesia.

El proyecto “está dirigido a los  grupos más vulnerables, es decir, aquellos que no pueden acceder a tecnología de estas características. Hoy damos un paso más hacia adelante, porque el Estado, a través del Ministerio de Educación, está presente acompañando a otro sector de la sociedad”, agregó el Gobernador.

Para las familias implica un gran avance en la autonomía de los chicos con discapacidad y, además, un ahorro en la compra de estos insumos que se fabrican, en la mayoría de los casos, en el exterior y cotizan en dólares.

Tomi tiene cinco años, también padece parálisis cerebral por complicaciones durante su nacimiento, y su mamá, Mariana Argañaraz, explica que los dispositivos le permitirán “manejar los cubiertos”.

Por su parte, el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, sostuvo que “las prótesis y este tipo de dispositivos de integración son muy caros por la economía dolarizada; y si las familias tuvieran que comprarlos, probablemente no podrían acceder. Por eso, como Estado estamos presentes con esta solución”.

El ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, invitó a “ponerse en los pies de las personas con discapacidad” para comprender la utilidad de los utensilios que podrán comenzar a manejar los chicos de ALPI. Además, agregó: “Con soluciones a través de la innovación se cambia la vida de la gente, con estos dispositivos de integración escolar y a la vida cotidiana”.

¿Qué es Impresalud 3D?

Las pieza de órtesis fueron fabricadas en el marco del proyecto Impresalud 3D del Ministerio de Educación de la Provincia, con impresoras 3D que se encuentran en el Ciidept, de avenida José Ingenieros 260.

Las hacemos con un método para construir piezas fundiendo un material que se llama pla, un filamento orgánico derivado del almidón de maíz que es biocompatible, así que se pueden hacer prótesis y distintos dispositivos que no producen alergía a los pacientes”, precisó el ingeniero Exequiel Garay, encargado del área de Tecnología del Centro de Innovación.

Actualmente, el Centro de Innovación cuenta con dos impresoras 3D y aguarda la recepción de ocho más para fabricación de prótesis para reemplazar extremidades del cuerpo ausentes.

La iniciativa surgió luego de buscar formas de ayudar a los alumnos con discapacidad motriz de la escuela especial ALPI. “Los docentes nos dijeron que existía la necesidad de contar con estos dispositivos de acceso para que los chicos puedan agarrar un vaso, una lapicera o los cubiertos”, explicó Garay.