Esta mañana, en la explanada de Casa de Gobierno, el ministro de Seguridad, Claudio Maley, presentó al gobernador Juan Manzur los 300 nuevos agentes que finalizaron el proceso de formación y que pronto serán puestos en funciones.

Entre los 300 agentes, se encuentran 100 ciudadanos que se unieron a la fuerza y completaron sus estudios en el Anexo Tafí del Valle de la Escuela de Suboficiales y Agentes de la Provincia.

El ingreso de más policías a la fuerza se traduce en “más presencia en las calle, a lo largo y ancho de la provincia, y en los barrios para trabajar en la prevención del delito y estar a la par de los vecinos”, indicó el titular del Poder Ejecutivo tucumano.

Respecto de la distribución de los agentes en el territorio provincial, Maley explicó que, como demanda el procedimiento, se realizó un análisis en la Jefatura de Policía de acuerdo al mapa del delito. Sin embargo, remarcó que “en San Miguel de Tucumán y la zona periférica siempre se requiere la presencia policial; son las zonas en las que más fuerte trabaja la fuerza”.

En la oportunidad, Manzur y Maley concretaron la entrega formal de los 2.000 primeros chalecos antibalas para los agentes y un camión de auxilio para el secuestro de vehículos. El funcionario adelantó que resta la llegada de 2.000 chalecos más y la renovación total de las armas de puño de los policías.

Por su parte, el jefe de Policía, Manuel Bernachi, indicó que la Policía de Tucumán está ajustada a los lineamientos de Nación en cuento a los espacios curriculares de capacitación de los agentes. “Nuestro personal se capacita en la Escuela de Suboficiales y Agentes durante más de un año. Tenemos la expectativa de que prestarán un excelente servicio”, agregó.