El año pasado, en Tafí viejo, se realizó un rescate arqueológico de los restos de seis vasijas que tienen tres mil años de antigüedad del estilo “candelaria”. Eran usadas por pueblos prehispánicos de la región para sus prácticas rituales. La presentación se realizará este viernes a las 19 en la Hostería Atahualpa Yupanqui, con la presencia del intendente Javier Noguera.

El hallazgo se produjo de manera inesperada en una vivienda a la vera de “La Toma”, balneario recientemente renovado como espacio turístico de la ciudad. Según cuenta la familia propietaria, Cazorla Ramírez, sucedió cuando se disponían a excavar un pozo para la construcción de un baño. Al toparse con uno de los restos, acudieron a las autoridades municipales, quienes posteriormente se contactaron con la Comisión de Patrimonio del Instituto de Arqueología y Museo (IAM-Facultad Ciencias Naturales e IML, UNT), presentando la denuncia formal. El paso siguiente fue notificar a la Dirección de Patrimonio del Ente Cultural, y en el marco de un acuerdo sellado entre estas dos instituciones provinciales, se iniciaron las intervenciones.

El rescate arqueológico, cuya actividad implica la georreferenciación del sitio, limpieza del sector y de los perfiles, recuperación metódica de los restos descubiertos, rotulación de las piezas y acondicionamiento para prever futuras roturas, estuvo a cargo de Osvaldo Díaz, María José Barazzutti, Guillermo Ortiz y Soledad Marcos, profesionales del Instituto de Arqueología y Museo de la Dirección de Patrimonio y del Instituto Superior de Estudios Sociales (ISES, CONICET-UNT).

Ortíz comentó que las piezas, según determinaron los informes, “datan de una antigüedad de tres mil años, mucho más de los que pensábamos, siendo uno de los hallazgos más antiguos del norte argentino”.

De niña a mujer

Según indicó el arqueólogo Guillermo Ortíz, “una de las vasijas sirvió en un ritual de iniciación, del paso de niña a mujer”, como es en la actualidad una celebración de cumpleaños de quince. “En este tipo de ritual”, continuó, “muchas veces se consumen bebidas alcohólicas, alucinógenos, con la presencia de un chamán” y recordó los restos del sacerdote encontrados en la Policlínica Municipal de Tafí Viejo en 2017.

Destacó además que en “en la vasija más interesante se pueden ver rasgos femeninos como los pechos, la panza, que da la sensación de embarazo, y de una transformación de mujer-ave”.

Estudio minucioso

Para determinar el estilo y origen de la pieza fue necesario una importante investigación. Lorena Cohen, del ISES-CONICET, dijo que “realizamos asignaciones estilísticas de las piezas con ayuda del patrominio del Instituto, haciendo comparaciones”. Además, agregó: “hicimos un raspado para analizar micropiezas que solo pueden observarse a través de microscopio. Procesamos el interior y determinamos que la pieza pertenece a la cultura Candelaria”.

La arqueóloga agregó que “las piezas tienen presencia de rasgos humanos y de aves. En particular, en una de ellas está representadas ambas cosas. Lo interesante es que hasta este momento no habíamos encontrado restos que tengan las dos figuras juntas y existen muchos relatos, sobre todo en el área chaqueña, donde la mujer se transforma en ave. Es decir que esta pieza tiene que ver con un ritual sagrado. Creemos que sería el paso de una edad a otra, la transformación de la mujer ave”.