Personal de Gendarmería Nacional secuestró 22,5 kilogramos de cocaína durante un procedimiento sobre la ruta 40, en Colalao del Valle, en el oeste de la provincia. Según los investigadores, una pequeña parte del cargamento iba a ser depositada en Tafí del Valle para la distribución local.

Estaba previsto que en la villa se descargaran, de acuerdo con fuentes oficiales, dos kilos de la droga como preparativo para el turismo joven, que se registra durante fines de enero y febrero y se extiende hasta Cafayate, Salta.

Personal del Escuadrón 55 “Tucumán” y de las unidades de investigaciones de la provincia y de Santiago del Estero interceptaron en la ruta nacional 40, a la altura del paraje Luna de Cuarzo, un camión con acoplado. El vehículo pesado, de acuerdo a los datos de las tareas de inteligencia, había salido de Orán y tenía destino Mendoza, previo paso por tierras santiagueñas.

En ese paso tucumano, los agentes federales detectaron que en la parte inferior del semirremolque había un tanque cilíndrico. Notaron que al golpear se producía un sonido seco, por lo que desmontaron esa pieza y la desarmaron. Así hallaron alrededor de 22 paquetes que contenía unos 20,5 kilos de cocaína, corroborados mediante la prueba de narcotest. Otros dos paquetes estaban guardados en una lona, separados (dos kilos).

El juez Federal de Tucumán, Fernando Poviña, quien subroga a su par de Santiago del Estero, Guillermo Molinari, dispuso la detención de los dos ocupantes y la incautación del estupefaciente y de otros elementos vinculados a la causa por narcotráfico.

La causa

Justamente, la causa se había iniciado en la provincia vecina y la investigación había estado a cargo del Centro de Reunión de Información de la base santiagueña y por la sección antidrogas de Gendarmería Nacional.

Los investigadores informaron que el camión trasladaba cargamento que provenía de la localidad de Orán, en la zona de frontera con Bolivia, y que en la maniobra ilegal estaría vinculado un proveedor tucumano. Además, de los dos kilos en Tafí del Valle, el sospechoso tenía previsto dejar 3,5 kilogramos, más o menos, en Santiago y llevar el resto de la carga a Mendoza, donde iban a pagar U$S 4.900 por kilo.

Pero no se trataría del único actor ligado a la causa, ya que habría más distribuidores que estarían actuando, tanto en la provincia como en Santiago y Mendoza.

Los pesquisas consultados dijeron que los proveedores, entre ellos tucumanos, han logrado establecer acuerdos en Bolivia para conseguir de manera directa la cocaína: a U$S 2.500 por kilogramo.

Así, una vez que se aseguran el cargamento, pagan a “paseros” alrededor de U$S 200 por kilo para llevar la carga desde Bermejo, localidad boliviana, hasta la ciudad salteña. El peso argentino no tiene valor en estos momentos.

Bienes de cambio

Fuentes de Gendarmería remarcaron que, en este último intercambio, el proveedor se había trasladado desde Mendoza hasta Orán (Salta) en una camioneta Renault Duster (legal). Allí, habría entregado el vehículo como parte de pago, una nueva modalidad de negociación utilizada ante las dificultades para conseguir la moneda de Estados Unidos, a raíz del tipo de cambio.

En una operación anterior, habrían negociado por una camioneta Volkswagen Amarok.

El juez Poviña indagaría hoy a los dos detenidos en la capital santiagueña.

Fuente La Gaceta