005365wpLa Cámara Federal porteña avaló lo actuado por Bonadio en la investigación por la venta de dólar a futuro. Aseguró que se puso en riesgo el patrimonio del Banco Central.

Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento a la ex presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner por administración fraudulenta, en la causa por la venta de dólar futuro al final de su Gobierno, con lo cual quedó en condiciones de ser enviada al primer juicio oral en su contra.

El Tribunal de Apelaciones confirmó los 15 procesamientos resueltos por el juez federal Claudio Bonadio, entre ellos los de Fernández de Kirchner, el ex ministro de Economía Axel Kicillof y el ex presidente del Banco Central Alejandro Vanoli, según la resolución judicial.

Además, quedó firme el embargo de 15 millones de pesos dispuesto contra los bienes de la ex presidenta de la Nación.

Con esta decisión de la Cámara, Bonadio quedó en condiciones de dar por cerrada la investigación e iniciar los pasos para enviarla a juicio oral, pese a que la decisión tomada es apelable ante la Cámara Federal de Casación, máxima instancia penal.

La finalidad de la operatoria de venta de dólar a futuro “no fue regular sino manipular”, advirtieron los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah.

“Lo que esta investigación ha permitido tener por acreditado es que, siguiendo instrucciones del Poder Ejecutivo Nacional -tanto de Fernández de Kirchner como de Kicillof-, las autoridades del Banco Central de la República Argentina, con la necesaria intervención de las de la Comisión Nacional de Valores, vendieron en un muy breve período de tiempo un volumen descomunal de contratos de futuros en dólares a valores ficticios”, concluyeron los camaristas Irurzun y Farah.

De esta forma se obligó “abusivamente a la entidad y, por consiguiente, a la sociedad como soberana de los bienes públicos”, agregaron.

Los camaristas analizaron los aspectos técnicos de la maniobra de venta de dólar futuro y aludieron “al proporcionalmente voraz aumento de los límites a las posiciones abiertas -que pasaron de 10.000 millones de dólares a 20.000 millones de dólares en menos de un mes-, y la forma agresiva de intervención de la entidad bancaria en el mercado de futuros -exclusivamente a la venta y en su mayoría antes del cierre diario-”.

A la hora de detallar responsabilidades, destacaron que los entonces presidente y vicepresidente del Banco Central, Alejandro Vanoli Long Biocca y Miguel Pesce y los miembros del directorio “tomaron decisiones contrarias a las exigidas por las normas que regulaban su actuación”.

Esto fue “tanto en lo que hace al fondo -finalidad regulatoria- como a la forma -precio de mercado- comprometiendo gravemente el patrimonio del Banco Central de la República Argentina”.

“Los elementos recabados en autos dan cuenta que los valores que reflejaron las operaciones concertadas por el BCRA no eran aquellos a los que se refería la ley”, concluyó la Cámara Federal.

Y, además, remarcaron que la normativa que prevé la venta de dólar futuro se aplica desde hace años pero en este caso había “restricciones a la libre comercialización de las divisas que ampliaron considerablemente la brecha cambiaria entre la cotización oficial y la paralela”.

“Sus consecuencias eran conocidas por todos los imputados, pese a lo cual y cada uno desde su lugar, avanzaron hacia el objetivo propuesto por las autoridades del Poder Ejecutivo Nacional a soslayo de la autonomía y del abuso que ello implicaba”, concluyeron.

La causa penal por la venta de dólar futuro, iniciada por una denuncia de los legisladores Mario Negri (UCR) y Federico Pinedo (Pro), derivó en el primer llamado a declaración indagatoria y procesamiento dictado contra la ex presidenta Cristina Kirchner.

El 13 de mayo pasado, el juez de instrucción la procesó junto a los demás acusados al considerar que fue con su “aprobación expresa” que se inició la maniobra para “en menos de 45 días hábiles” abrir “posiciones del B.C.R.A. de U$S 5.000 millones a U$S 17.000 millones (de dólares)” con “claros efectos económicos y políticos en un futuro inmediato”.

 

Una por una

Dólar Futuro. El juez Claudio Bonadio la procesó por el delito de “administración infiel en perjuicio de la administración pública” y la embargó por 15 millones de pesos. La Sala II de la Cámara Federal lo confirmó y la dejó al borde del juicio oral.

Los Sauces. La ex presidenta fue imputada por el fiscal Carlos Rívolo por los delitos de enriquecimiento, adulteración de documentos públicos y cohecho (coimas). Están imputados también los hijos de la ex presidenta Máximo y Florencia, su sobrina Romina Mercado y los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez.

Vialidad/Hotesur/asociación ilícita. La ex presidenta fue incluida en la acusación de Elisa Carrió para que se investigue si existió una asociación ilícita encabezada por el fallecido Néstor Kirchner, junto a funcionarios y amigos, para quedarse con la obra pública.

A esa denuncia, abierta en 2008, se le incluyó en las semanas pasadas la causa Hotesur.

Y hace dos semanas fue indagada por las irregularidades en la adjudicación de obra pública a Lázaro Báez. Las causas están en manos del juez Julián Ercolini.

Lavado/Ruta del dinero “K”: El fiscal Guillermo Marijuan imputó a la ex jefa de Estado en la causa por lavado de activos conocida como “ruta del dinero K”, luego de la declaración del intermediario “arrepentido” Leo Fariña. Por esta causa está preso Lázaro Báez.

Fuente: Los Andes