miércoles 24 de julio de 2024
Seguinos: Dólar: Oficial: $946Blue: $1445Bolsa: $1325.3CCL: $1334.3Mayorista: $934.63Cripto: $1370Tarjeta: $1513.6
6 Feb 2024 🔥 tendencia

Juan Jaime, el monterizo que brilla en Chile y proyecta el futuro en Ñuñorco

hoy es el capitán de Deportes Copiapó, habla sobre su vida su familia, y su sueño de volver a Ñuñorco.

El fubtolista monterizo, es el capitán de Deportes Copiapó que milita en la máxima categoría del fútbol chileno. Desde hace 17 años milita en clubes fuera de Tucumán y hoy es uno de los emblema del equipo copiapino.

En una nota concedida a La Gaceta, el volante central explicó que le costó adaptarse a la ciudad que se encuentra ubicada en el Desierto de Atacama, al norte de Chile. "Estoy desde 2017, llegué desde Buenos Aires, el cambio cultural fue grande. Aquí están acostumbrados a no cenar. Solo almuerzan, después hay una merienda y a la noche se toma un té. Yo trato de seguir con mi rutina, en realidad los futbolistas, prácticamente, hacemos las cuatro comidas normales. Pero bueno, hay que adaptarse a una forma de vida muy diferente", cuenta.

La diferencia que habla, es social pero también deportiva. "Aquí no te juntas una noche a comer un asado, por ejemplo". Además. agrega que no se concentra para jugar, "directamente vamos al estadio", desliza.

La otra cuestión que tiene ver con lo social, es el clima de esa región chilena. "Siempre hacen más de 40 grados, y nosotros ya estamos acostumbrado a eso, pero al comienzo la pasas mal". Durante los partidos, Juan explica que a veces los rivales piden parar a los 20 minutos. "Nosotros no cedemos, lo usamos como estrategia también". "Pero ojo nosotros también lo padecemos aunque quizás en menor medida".

"Es una estrategia, tratamos de sacar ventaja. Jugamos a las 12 o a las 15, en verano no se puede jugar antes de las 17. Además es cancha sintética y no todos están acostumbrados. Cada tanto me llevo un raspón, porque te caes y te lastimas, algunos días te empieza a quemar la planta de los pies cuando el caucho se calienta. Terminamos con los pies incendiados, pero casi siempre vale la pena y somos fuertes en casa".

A Jaime se le consultó también sobre lo que extraña de Tucumán y comenta que ahora es menos porque está más cerca. "Desde aquí son 800 kilómetros, mucho más cerca que desde Buenos Aires, para llegar tengo que cruzar por el Paso de San Francisco, por La Rioja, mis amigos me vienen a visitar más seguido. Lo que extraño es lo cotidiano, el compartir con tu familia, salir a comer, hacer un asado con los amigos de la vida. Lo más simple es lo que más se extraña. Tengo muchos amigos en Monteros, por eso cuando voy de vacaciones no me dan los tiempos".

El volante monterizo se siente cómodo en Chile, y hay varios clubes que ya lo buscaron, entre ellos San Martín de Tucumán. "Mi idea es seguir en Chile, sobre todo porque tengo el privilegio de jugar en Primera con un club que me recibió muy bien. Tengo la ilusión de seguir creciendo y mejorando. Voy a tratar de hacer un gran año y ojalá que se abran las puertas de otros clubes aquí en Chile, me gustaría seguir en el país.

A los 13 años emigró de Monteros. Estuvo en Lanús hasta los 20, luego fue a Pergamino para jugar en Douglas Haig y luego a Talleres de Remedios de Escalada. Desde los 24 vive en Chile, "mi pareja es copiapina, todavía le resultan raras algunas costumbres tucumanas. Pero planificamos vivir en Monteros, de a poco vamos haciendo cosas para que el día de mañana tengamos todo listo en Tucumán para mudarnos.

Por los años de residencia, Juan ya tiene la ciudadanía chilena y anhela con ser jugador de la "Roja". " sería un honor tener una oportunidad así, algo extraordinario. Uno nunca pierde la ilusión de la selección, me enfoco en seguir creciendo en una de esas llega la chance".

Jaime no se olvida de su paso por Ñuñorco. "Desde chico siempre fui del club de mi lugar. Ahora estamos mal, pero en algún momento vamos a salir a flote, tengo proyectos para el club, quiero insertarme en el “tigre” en el futuro". "Probablemente juegue en Ñuñorco, pero además tengo varios proyectos pensado para el crecimiento del club. Mi papá jugó en el club y hasta llegó a tener una prueba en Boca, gracias a él soy futbolista, ojalá pueda jugar allí.

La vida de los juveniles del interior en fútbol

"Cuando uno es chico te vas de tu casa porque te gusta jugar a la pelota, pero no sabes que hay muchos obstáculos. El fútbol es un deporte que requiere mucha disciplina, yo les diría que siempre tengan compromiso, así se hace más posible pelear por ese sueño. Extrañar al papá y la mamá no es fácil, pero si quieren cumplir el sueño hay que brindarse al máximo, cuidarse en la alimentación, los entrenamientos, el colegio, todo eso es importante porque el fútbol es evolución constante", explica.

Jaime, cuenta que hay muchos chicos con condiciones en el interior, pero que hay menos vidriera. "Hay que tener el mapa en la cabeza y ver las cosas con claridad, pueden haber turbulencias, pero si tenés en claro lo que buscas, siempre sale el sol. En algún momento las buenas aparecen.

A los 20 años, Lanús no lo tuvo más en cuenta y pensó que la carrera se terminaba abruptamente. "estuve a préstamo en algunos clubes y a los 23, no me quería nadie. Lloraba todos los días porque desde chico uno piensa que va a jugar en Primera, que va a seguir en Europa, que jugará en clubes importantes y no es así, la realidad es que pocos llegan a tener esa carrera. Después por suerte salió lo de Chile, pero todo fue constancia y entrenamiento. A veces las cosas pasan por algo y uno tiene que estar fuerte de la cabeza para que las cosas se den. Hoy disfruto de este momento, estoy en una ciudad y un equipo en donde me quieren mucho. Son cosas que conseguí con sacrificio".

"Es triste que te dejen libre o te digan que no te quieren en un club en el que te criaste, es complicado, es un golpe fuerte y yo tenía ilusiones grandes. Son cosas que pasan y en el fútbol te tenés que reponer rápido. Siendo chico tenés que responder como grande. Tenes que ir a otro club, empezar de nuevo, hay que tomarlo como un crecimiento. Pero no todos están preparados para pasar un momento así. Te cierran la puerta en un lado y se abren otras, yo en ese momento me apoyé en la familia, siempre es importante contar con ellos. En un momento iba a tirar la toalla, yo entrenaba en equipos que no me pagaban, fui a la Reserva de Huracán, a Defensa y Justicia, me corrían porque no tenían ropa para mí y por intermedio de representantes conseguía permisos, pero eran pocos días. Son cosas que te marcan y te enseñan a valorar lo que tenés y te forjan como persona".

Por último, Juan agradece a su familia. "A mi padre (Emilio Jaime) y mi madre (Rosa Maza), ellos siempre estuvieron en los momentos más duros, empujándome para que no caiga porque a veces uno ve todo negro y necesita ese envión. Agradezco tenerlos en los momentos más difíciles de mi carrera".

¿Con quién querés compartirlo?

En esta nota: , ,

Sigue leyendo: