sábado 15 de junio de 2024
Seguinos: Dólar: Oficial: $922Blue: $1280Bolsa: $1245.5CCL: $1293.2Mayorista: $903.5Cripto: $1310Tarjeta: $1475.2
3 Nov 2023

Mendoza: un enfermero vendía certificados truchos de Covid-19, fue condenado y despedido

En enero de 2022, Matías Damián Alvarado, de 37 años, y su pareja, Yamila Solange Herrera Olmos (29), fueron detenidos por un turbio negocio que ocurrió en la provincia de Mendoza: la venta de certificados falsos de test de COVID-19 durante la pandemia. La pareja operaba desde las sombras, pero la justicia finalmente los alcanzó en septiembre del mismo año.

La noticia no es tan solo la condena de Alvarado, sino la reciente ratificación de su despido del Hospital Lagomaggiore, donde trabajaba como enfermero. El gobernador Rodolfo Suarez, a través del decreto 2.193, decidió poner punto final a su empleo en el centro de salud.

Las investigaciones judiciales revelaron que Alvarado vendió más de 800 certificados "negativos" a personas que deseaban salir del país, cobrando la suma de $3.000 por cada documento falso. Con esta actividad ilícita, logró acumular una fortuna de 2.5 millones de pesos. Lo más sorprendente es que este enfermero cargaba los resultados en el Sistema Integrado de Información Sanitaria (SISA), a pesar de carecer de la autoridad para hacerlo. Peor aún, ni siquiera se molestaba en realizar los hisopados correspondientes.

El escándalo se desató cuando un bioquímico que realizaba pruebas de PCR para los viajantes que debían cruzar la Cordillera notó una brusca disminución en la demanda de sus servicios. Inquieto, consultó a uno de sus pacientes sobre posibles problemas con el servicio. Fue entonces cuando los transportistas le revelaron que alguien ofrecía los test a un precio más bajo. Intrigado, el bioquímico comenzó a revisar los registros del SISA y descubrió que todas las entradas relacionadas con los camioneros procedían de un empleado del Hospital Lagomaggiore, lo cual le pareció extraño, ya que sabía que dicho hospital no realizaba pruebas a este grupo de trabajadores.

La trama se volvía más retorcida a medida que avanzaba la investigación, desentrañando que el enfermero no se encontraba con sus clientes, sino que falsificaba los resultados negativos del test y los enviaba por WhatsApp.

El allanamiento en la casa de Alvarado, realizado en enero del año pasado, reveló una gran cantidad de test de antígenos y artículos relacionados que no debería haber tenido en su poder.

Aunque Alvarado recibió una condena de tres años de prisión, logró obtener el beneficio de la libertad condicional. Sin embargo, tendrá prohibido ejercer la medicina durante seis años como resultado de sus actividades ilegales.

¿Con quién querés compartirlo?

En esta nota: ,

Sigue leyendo: