10 Ago 2022 - 18:17

Lilita Carrió se lanzó con todo contra el gobierno de Macri, y dijo que hubo negociados

Las recientes declaraciones de Elisa Carrió provocaron un “tembladeral” en Juntos por el Cambio, tal como ella misma lo definió, y provocó una fuerte respuesta de la titular de Pro, Patricia Bullrich. Con críticas a varias figuras del espacio, la líder de la Coalición Cívica había exigido fijar “reglas de decencia” hacia el 2023.

Carrió objetó debates internos en la alianza y centró sus cuestionamientos, en una entrevista en LN+, contra el presidente del bloque de diputados de Pro, Cristián Ritondo, el actual legislador y exministro del Interior Rogelio Frigerio, y el extitular de la Cámara de Diputados durante el gobierno anterior, Emilio Monzó.

“Hacia delante, Juntos por el Cambio tiene que tener reglas decentes, tiene que estar conformada por decentes. No puede haber más negocios”, afirmó. Además, expresó que tenía la necesidad de exponer la situación interna y contó que coincidió incluso con Mauricio Macri en ese punto.

La líder de la Coalición Cívica sostuvo que, hasta antes de la asunción de Sergio Massa como ministro de Economía, había dos posturas enfrentadas dentro de la coalición. Según explicó, un sector que buscaba llevar a la fuerza hacia un acuerdo con un “neo PJ con Massa”, mientras que otro, en el que se incluyó, detrás de un “panrepublicanismo”.

“La asunción de Massa en el Ministerio de Economía salvó a Juntos por el Cambio”, dijo. En el sector “panrepublicano” nombró a Macri, Mario Negri y a Patricia Bullrich. “Había otro que estaban jugando, que siempre jugaron durante nuestro gobierno”. Carrió acusó a ese otro sector por sus vínculos con Massa.


Las frases de Carrió que causaron polémica

“Hay sociedad con el massismo en Juntos por el Cambio. Hubo un sistema de impunidad garantizado sobre San Isidro, con los fiscales [Julio] Novo y [Claudio] Scapolán (acusados por vínculos con el narcotráfico). Es más, Malena Galmarini era la que iba a la Cámara, la que negocia”.

 “Este fue un acuerdo de Massa con el gobierno de Juntos por el Cambio. Básicamente [el exministro de Seguridad bonaerense, Cristián] Ritondo, y el que era ministro de Justicia, de negocios con el massismo, Gustavo Ferrari”.

“Hay personas clave de Juntos por el Cambio que hacen negocio”.

 “En un año van a salir riquísimos [José Luis] Manzano, [Daniel] Vila, Mauricio Filiberti (dueños Edenor) y Massa por AYSA. AYSA es una caja. Y es de Massa. Antes fue del [exministro del Interior, Rogelio] Frigerio. Antes (durante el gobierno de Macri) la casta de AYSA era de Frigerio.

“[Frigerio] me puso un amante en una lista, y dije ‘Me bajo de la lista de Capital si no me sacan a la amante de Frigerio, que estaba incluso como su testaferro en AYSA’. La hija estaba con problemas de abuso”.

 “Hacia adelante, Juntos por el Cambio tiene que tener reglas decentes, tiene que estar conformada por decentes. No puede haber más negocios”.

“Yo sé que en la Cámara [de Diputados, Emilio] Monzó tenía negocios con Massa porque lo veía”.
    “En un momento iba a ser presidenta de la Comisión Bicameral del Ministerio Público, que era un sostén y una seguridad para los fiscales, pero quien me veta fue el massismo.

Luego, Monzó me dijo: ‘Hubieras hablado conmigo’. ‘Claro, porque vos sos el socio del massismo’, le dije”.

“Estaba como atragantada de no poder decir algunas cosas en el nombre de la unidad”.

“La asunción de Massa en el Ministerio de Economía salvó a Juntos por el Cambio porque delimitó. O íbamos al ‘neo PJ con Massa y compañía’, o al ‘panrepublicanismo’ en el que estábamos con Mario Negri; había un montón de gente del Pro, incluso Patricia [Bullrich]”.

    “Macri y yo somos los líderes de Juntos por el Cambio, del Pro y la Coalición Cívica, que fuimos los que armamos. Y está el líder del radicalismo, que es el presidente del partido. Cada uno es líder de su espacio. Los que estamos de acuerdo, y en esto también estuvo de acuerdo Gerardo [Morales], que estas son las reglas.

“Lo que sabe bien Gerardo [Morales], porque me conoce hace años es que si tengo que denunciar, denuncio. Muchachos, en el nombre de la unidad nacional, no hago más nada. La feliz unidad nacional va a ser sobre la base de la decencia”. (Contexto)