14 Jul 2022 - 11:12

Caso Mohamed: "Podemos decir que se trata de un homicidio"

El hombre de 79 años que se encontraba desaparecido desde el viernes fue encontrado sin vida en Tapia, a la vera de la Ruta 9. La reconstrucción del día que desapareció y quién manejó su auto hasta Villa 9 de julio.

La búsqueda de Manuel Mohamed, el hombre de 79 años que era buscado intensamente desde el viernes 8 de julio finalizó con la peor noticia, al ser hallado sin vida ayer miércoles a la vera de la Ruta Nacional 9, kilómetro 1320, debajo del puente que cruza el río Tapia. 

A horas del hallazgo, la fiscalía a cargo de Ernesto Salas López comenzaron a seguir algunos indicios que aparecieron cuando el Fiat Cronos de la víctima fue encontrado el pasado lunes a la madrugada. 

Luego de realizar tareas de inteligencia, tras escuchar versiones de los vecinos del complejo Muñoz, donde el auto fue estacionado, se determinó que el sospechoso que condujo el vehículo es Luis Valdez, guardia de seguridad que reside en la zona y que contó porque tenía la llave del mismo. 

Los investigadores de Trata de Personas, Delitos contra las Personas, al mando de los comisarios Adrián Moreno, Juana Estequiño y Ariel Santillán, sospecharon que al sentirse acorralado decidió contar su versión en una entrevista en el programa “Los Primeros” donde contó que amigo íntimo del septuagenario y que habían acordado verse en la esquina de la avenida Francisco de Aguirre y ruta 9. Cuando lo pasó a buscar se dio con la novedad de que en el auto estaba con otra persona a la que no conocía y que tenía un sello característico: un tatuaje de un payaso fumando en su mano.

“Si su relato es real se va a presentar y brindar esos datos a la fiscalía. Es la misma identificación que nosotros tenemos. Está libre, en comunicación con la fiscalía. Dijo que se iba a presentar”, afirmó este jueves Salas López, que negó que la persona del tatuaje esté incorporada a la causa. 

Y agregó: “Podemos decir que se trata de un homicidio porque hay signos de violencia. Muy probablemente fue ultimado ese día”

En su relató, Valdez también contó que de allí se dirigieron a un predio que está detrás del complejo de Smata, cercano a Los Pocitos donde terminó enojándose por una propuesta que le hicieron y que rechazó. De allí, se dirigieron al barrio Sibantos, de Las Talitas, donde lo dejaron. Luego dijo que se llevó el Fiat Cronos porque el hombre no regresaba, tal como él se lo había prometido.

También reconoció que al otro día fue él quien trasladó el auto al pasaje Berho primera cuadra sin explicar los motivos. En las imágenes que tomó una cámara de seguridad de la zona, quedó registrado que un hombre se aproxima al vehículo con llave en la mano y que lo abre utilizando este dispositivo.

El sospechoso indicó además que estacionó el Fiat Cronos entre las 20.30 y las 21.30 del viernes, pero en las imágenes queda demostrado que lo hizo antes de las 19, cuando todavía era de día. Por estas dos razones los investigadores sospechan que sus palabras podrían ser en realidad una versión para tratar de desvincularse del crimen.

Además, de acuerdo a la versión de Valdez, la víctima y el desconocido lo levantaron en la intersección de Francisco de Aguirre y ruta 9. Ese es el camino directo a la zona donde fue encontrado el cuerpo. En promedio, para llegar hasta ese lugar se tarda entre 20 y 25 minutos, por lo que daría el tiempo para ir y volver a ese sitio y dejar estacionado el auto en Balcarce al 2.400.

El lunes por la noche, personal del ECIF realizó una pericia en el Fiat. Al menos en el volante y en la palanca de cambios encontraron restos que podrían ser de sangre. Por la cantidad hallada, los especialistas señalaron que habrían intentado limpiarlas. Lo que no quedan dudas es que las dejó el que manejó el auto. Ahora resta saber si pueden ser comparadas genéticamente. Lo mismo ocurrirá con los pelos encontrados. / El tucumano

Temas