1 Oct 2021 - 13:50

Empanadas y choripanes monterizos son un deleite en Alemania

Mario Robledo vuelve a competir con sus recetas norteñas en un festival de comidas en Berlín.

En un bar pintorescos en Berlín los visitantes disfrutan de las empanadas tucumanas y de los choripanes. La mano del monterizo Mario Robledo, es la creadora de las exquisiteces que consumen berlinéces y turistas.

"Si bien son comidas tradicionales norteñas argentinas, jugué con algunos ingredientes y terminé creando mis propias recetas. A los clientes les encanta comer empanadas porque de pronto es un alimento super práctico que pueda comerse con la mano por su tamaño y tienen variedades entonces no se cansan" explica Robledo a MONTERIZOS, desde la cocina de su bar a miles de kilómetros de distancia de su ciudad natal.

Mario es oriundo del barrio Villa Nueva, pero hace unos años vive en Berlín, en dónde apostó quedarse, pero todos los días hay algo que lo acompaña y no lo aleja de su país: la comida. Este año vuelve a participar de la segunda edición del Festival de Empanadas Latinas, a realizarse en los próximos días en Berlín.

El cocinero contó a MONTERIZOS y con orgullo que gracias a los comentarios de los clientes en las redes sociales recibieron visitas de holandeses, italianos y otras partes de Europa, atraídos por la posibilidad de probar comida argentina y dentro del mismo continente.

Mario detalla cada experiencia con entusiasmo, sin perder su tonada norteña comenta al portal de noticias sus apreciaciones sobre el éxito de su cocina. "Los chorizos norteños son más sabrosos que los que aquí se conocen, y eso les encanta, además del 'formato' de presentación: Ven en el choripan, en sánguche de milanesa y en las empanadas una practicidad alimenticia. Se comen con la mano, pero el pan no deja que se ensucien demasiado y ¡llenan!" comenta Mario, que con el tiempo supo conocer las opiniones de sus clientes.

"El pan lo fabricamos nosotros así sale lo más tucumano posible" y garantizar a su público que los sabores son tal cuales se aprecian cada noche en algún bar monterizo.