22 Jul 2021 - 21:31

Jefe de enfermería del hospital de Monteros: “he visto perder mucha gente joven, nos duele mucho eso"

El licenciado Gustavo Tolaba, brindó una entrevista al diario La Gaceta y comentó el trajín diario

Gustavo Tolaba (40 años), es desde hace 19 enfermero, desde hace tiempo es jefe del Departamento de Enfermería del hospital Regional "Gral. Lamadrid" de Monteros, y durante toda la pandemia estuvo en la primera línea de lucha junto a sus compañeros del nosocomio local.

En una extensa entrevista al diario La Gaceta, el profesional monterizo y confesó que viene zafando del "positivo", pero que por eso no deja de cuidarse. "No se trata de un cuento chino".

Tolaba habló también de aquellas personas que todavía no entienden sobre el distanciamiento social, el uso del barbijo y las fiestas clandestinas. "Sería bueno llevarlos a ellos a terapias y que vean a chicos jóvenes internados que tienen pocas probabilidades de vida porque el pulmón está afibrozado, y tiene poca respuesta. Sería hacerles ver que ellos tienen ese riesgo. Hoy fallece cualquier persona por covid, sin importar si tiene comorbilidades o no. Todos somos vulnerables”.

El trabajador sanitario expresó que son una familia numerosa, su esposa, también enfermera y cuatro hijos, arecuerdan con un dejo de melancolía cumpleaños en soledad, sin primos ni abuelos, con videojuegos como único recurso, y sin abrazos ni puños como nexos para hacer llegar un mínimo de afecto a quienes ellos adoran, añade en la nota del diario tucumano.

El enfermero perdió compañeros, colegas y vio, literal, desintegrarse familias, por culpa del coronavirus. “Pasó en el sur. Entraron los siete y salieron dos. Los que sobrevivieron no pudieron despedirse. Estaban todos separados”, eso es el covid, un mal que no se ve y que marca para toda la vida.

Cuando la enfermedad recién asomaba por Tucumán y cuyo epicentro era nuestra capital, los cuestionamientos de quienes tenían que trabajar en la “torre covid” fueron llenando varios libros de quejas. Las más recurrentes, según relata Gustavo, eran, “¿tengo que arriesgar mi vida por uno que se fue de vacaciones, de joda? Fue difícil hacerles entender. Tampoco podías darle un ejemplo. Cuestionaban todo”.

El el licenciado comenta que hubo colegas suyos que se aislaron de sus casas, que dejaron de ver hasta propia familia para estar en la lucha, "Como una enfermera, NN hoy, que tenía la función de controlar a pasajeros de un colectivo plagado de casos positivos que hizo cuarentena en un hotel céntrico. “Ella misma decidió aislarse en el hotel para cuidar a los pacientes, a ella misma y a sus seres queridos. El miedo al contagio era enorme. Aún persiste, pero todos nos sentimos con más recursos como para enfrentarlo”.

Era lo mismo decir covid que muerte… “Un cardiólogo que trabajaba en unidad coronaria, de la noche a la mañana, ya no estuvo más. O Personas conocidas. Todas se fueron en un tris”.

Y sigue: “he visto perder mucha gente joven. Nos duele mucho eso. Y familias completas. Primero la madre, luego el padre y después siguieron los hijos, falleciendo uno detrás de otro”.

El primer fallecido por covid en la órbita de Tolaba fue un adulto mayor.

“Que no se malinterprete, pero quizás por la edad no lo sentimos tanto. Hace poco me tocó presenciar a dos chiquitos, de 3 y 5 años, caminando con su abuela. La señora me miró y me dijo, “son mis nietos, quedaron a cargo mío porque su mamá y papá murieron por covid”.

Con información del Diario La Gaceta.