3 Jun 2021 - 14:19

El paisaje monterizo fue uno de los elegidos por un jinete que recorre el país desde 2020

Salió en septiembre del 2020 desde Buenos Aires. Ya pasó por el centro del país, llegó a la Patagonia, atravesó el Cuyo, llegó al Norte y Monteros fue uno de los lugares que lo recibió.

Marcos Villamil salió de General Alvear (provincia de Buenos Aires) en septiembre del año pasado, en el momento en el que se flexibilizó un poco las restricciones de circulación por la pandemia. En febrero estaba en Ushuaia, el punto más austral. Desde allí retomó sus pasos para avanzar por las provincias del Cuyo y llegar bien al Norte: a Jujuy.

Pero antes y una de la primeras provincias del Norte que visitó fue Tucumán y dentro de ésta: los territorios monterizos. ¿Por qué lo hace? Por el mero afán de conocer La Argentina tierra adentro, sin limitaciones de ruedas, sin apuros; lo hace al ritmo de sus yeguas, compañías de su aventura: Mora, Wayra y Tordo. Sobre quienes alterna el viaje, para no cansarlas. “Me encanta la idea de conocer la Argentina a caballo. Ir al ritmo del animal, parar en los campos, llegar donde el tren o el auto no pueden. El caballo es la mejor carta de presentación”, explicaba Villamil en una nota que le realizaron el año pasado desde Telam.

Cuatro días atrás estaba en Córdoba, y anoche ya hacía ingreso y parada en Monteros. Marcos tiene 27 años, y parte de su viaje es poder seguir maravillándose de los paisajes que regaló a los habitantes argentinos el suelo nacional. Fue así que el joven filmó su ingreso al casco céntrico de Monteros, por calle Rivadavia, mostrando la plaza principal en plena noche, para dirigirse luego al kilómetro 17 de la ruta a los valles.

En Monteros fue recibido por los ingenieros del INTA Edgardo Sánchez Tello y José Logarzo, a quienes les agradeció la coordinación de su estadía y la hospitalidad. Temas en común hubo de sobra, ya que es ingeniero agrónomo y aunque abandonó su trabajo en un banco y dos emprendimientos que tenía con sus amigos para salir a recorrer el país, el intercambio de información sobre los lugares y los terrenos que conoció siempre están presente, como también los mates.

Cada lugar que recorrió y que seguirá visitando queda registrado en lo que se convirtió en un diario de viaje moderno: virtual por sus redes sociales, sobre todo en "abrazarte. Argetina" su cuenta de Instagram donde relata cada experiencia y muestra el lugar donde llega con sus yeguas.

En la aventura de este argentino quedará registrada y también para sus más de 37 mil seguidores, el paisaje y los vecinos del departamento Monteros.