Una situación que fue expuesta como fraudulenta impide que la Escuela Técnica Nº 1 de Monteros pueda continuar con las clases presenciales. Un total de 21 personas que brindaban servicio de limpieza, control de ingreso y de secretaría en el establecimiento dejaron de asistir a la escuela tras conocerse que no tenían contrato garantizado.

El director de la escuela, Antonio Delgado, explicó en el programa «El ritmo de la mañana» de Radio Municipal que la escuela continuará con las clases virtuales y que la institución solo se encargaba de recibir las prestaciones de estas 21 personas, «eso está indicado en el acta que se firmó con la responsable de la fundación ‘Infancia Feliz’ de Villa Quinteros».

Delgado indicó que la institución solo tenía 4 personas para cumplir con el protocolo sanitario dispuesto por el Ministerio de Educación, «eran muy pocas personas para todo lo que hay que hacer, atender el ingreso y mantener la limpieza y sanitización de aulas, baños».

Las 21 personas de maestranza que se sumaron al trabajo diario en la escuela ayudó a garantizar el control y limpieza para todos los turnos; además, según le había indicado la responsable de la fundación al director, «desde la Secretaría – de Gestión Educativa- la habían convocado para poner a estos chicos para que puedan entrar en el Programa Potenciar Trabajo y así comenzaron desde el primero de marzo, hasta prácticamente fines de abril».

La semana pasada el personal dejó de asistir y salieron a la ruta a reclamar el pago de los meses trabajados, puesto que nunca les habían bonificado desde la Fundación. Delgado detalló que al enterarse de la situación de los trabajadores fue «a la oficina donde manejan esto y dijeron que no había ninguna directiva por parte de Nación para el ingreso de nuevo personal al programa Potenciar Trabajo. Esto pasó en varias escuelas».

Denuncias de estafas

El 29 de abril personal que brindaba el trabajo de maestranza en 38 establecimientos educativos a través de la Fundación Infancia Feliz, cortaron la Ruta Nacional 38 para visibilizar la irregularidad de la situación y exigir el pago de los meses trabajados.

Edith Correa dialogó con BLL y aseguró ser estafada; «Hace tres meses que trabajamos y nunca cobramos. Nosotros tenemos nuestros hijos y al no haber personal auxiliar, nosotros al ser contratadas veníamos a realizar las tareas de higiene. Acá somos quince personas que limpiábamos baños, desinfectábamos todo el edificio». La mujer es una de las personas que trabajaba en uno de los establecimientos con los que la Fundación firmó el acta de prestación de servicio.

«Fundación ‘Infancia Feliz’ pertenece a la señora Lobo de Villa Quinteros,  llegamos a contactarnos y ella por medio de las directoras contrataban personal de limpieza» denunciaron otros manifestantes ese mismo día.