Hoy se anunciaron lluvias aisladas, sin embargo el cielo se encuentra solo con algunas nubes, sobre un intenso azul. Sin rastros de posibles tormentas.

Al mediodía la máxima llegó a 29°C, y la sensación térmica superó los 30°C, que los monterizos intentan apaciguar con ventiladores, aires acondicionados y con alguna que otra pileta.

La advertencia, desde el Servicio Meteorológico Nacional, de tormentas aisladas persiste en la ciudad de Monteros para esta tarde y en la noche.