Foto de Archivo.

La empresa renovó su placa de horarios vigente. Sin embargo no implica que sea la que regirá durante todo el año, ya que las empresas de transporte público de pasajeros, desde el inicio de la pandemia, modificaron las frecuencias y los horarios según el contexto de mayor restricción o no, dispuesto por el gobierno nacional y provincial.

El horario de la siesta es el que más distancia hay entre un servicio y otro en lo que implica al «semirápido», mientras que el común disminuye su frecuencia en el mediodía. En ambos casos involucra a los recorridos de sur a norte.

Una vez que inicie febrero, cuando se retoman varias actividades dependiente del estado, la demanda de servicios aumentará, por lo tanto, los pasajeros deberán estar atentos a nuevas modificaciones. Sobre todo, según lo que se indique con el inicio o no de las clases presenciales en el mes de marzo.