-Mamá, no está el Foque. Emilia Herrera tuvo que explicarles este viernes a sus hijos de 3 y 5 años que Foque murió a raíz de una intoxicación. Anoche, el labrador de seis años que era ‘un socio más’ del Club Náutico de las Termas de Río Hondo tuvo que ser trasladado de urgencia porque presentaba signos de intoxicación.

“Los chicos estaban impactados, era un perro conocido por todos porque vivía en el Club. Ayer se descompuso y comenzó a vomitar. Lo llevaron a una veterinaria y dijeron que estaba intoxicado, probablemente por haber comido un pez contaminado. Se puso rígido, fue un horror, no pudieron salvarlo”, relató la mujer que se encuentra de vacaciones con su familia en el lugar en donde sus suegros construyeron una casa 30 años atrás.

El dueño de Foque recorrió anoche la costa para buscar pistas, pero no encontró indicios de aquello que pudo haber matado a su perro. Sin embargo, esta mañana se dieron una sorpresa cuando Emilia y su marido recorrieron en lancha el dique y se encontraron con peces, patos y pájaros flotando sobre un agua verde fosforescente y turbia que no dejaba ver ni medio metro de profundidad. “Ahí fue que dijimos ‘esto lo ha matado’. Foque comía todo lo que encontraba en la orilla, desde pescados hasta palomas. Así lo hizo durante seis años, pero ayer murió”, relató Emilia a eltucumano.com, todavía impactada por las imágenes que vio con sus propios ojos y que luego decidió grabar con su celular para que la situación tome estado público debido al peligro que encierra.

“Después que pasó lo de Foque a cada rato iba a mirar a los chicos para ver si estaban bien”, contó la mujer con preocupación de que pudieran sufrir dermatitis o algún otro tipo de afección producto del estado del dique. “Cuando viene la verdina con la creciente puede ser pasto o contaminación. Ayer no había peces muertos, ni olor a podrido, pero noté que el agua estaba muy verde, con algas y les dije a los chicos que salgan”, relató. Más tarde, Foque, a modo de centinela, se enfermó y encendió las alarmas de los veraneantes y los pobladores.

“Nosotros venimos aquí porque tenemos casa y hacemos actividades náuticas. Mi marido, además, hace pesca deportiva. Navegamos, pescamos y conocemos el dique desde hace mucho tiempo y podemos decir que, lamentablemente, esto es común: cada tanto vemos la mortandad de peces. Incluso hubo veces que fue peor”, denunció Emilia, quien advirtió que es un fenómeno más propio del verano. La diferencia esta vez, respecto de las otras, fue que vieron morir a Foque frente a ellos: “fue de la intoxicación que se pegó que murió así”, lamentó.

Durante el recorrido de esta mañana en la lancha, Emilia y su marido localizaron que “el agua verde está del lado del murallón, porque el viento se lleva la verdina”. Ella describió a eltucumano.com que “parecen algas, pero con un olor ácido, como de algún producto químico” y de color «fosforescente, un verde flúo y turbio; si metés el pie no se lo ve”.

La veraneante dijo que, contrariamente al panorama de este viernes, durante la semana el agua había estado “toda cristalina, espectacular y, de repente, se puso verde”. “Uno está de vacaciones, viene a disfrutar, y finalmente evita meterse al agua por temor, sobre todo por los chicos que pueden hacer una dermatitis, cuanto menos”, se quejó.

La explicación de los especialistas

El personal del Instituto de Investigación y Desarrollo Aplicado de Hidrobiología dependiente del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, Agua y Medio Ambiente de Santiago del Estero fue alertado esta semana sobre la presencia de grandes concentraciones de algas a las orillas del murallón, tal como lo advirtió Emilia en su recorrido esta mañana. Los especialistas explicaron que se trata de “un fenómeno común en esta época del año” debido a las elevadas temperaturas y a la concentración de nutrientes por las lluvias, que permiten el desarrollo del fitoplancton. Luego, producto del viento, las algas se depositan en las costas.

En un comunicado difundido por la Municipalidad de Termas, los expertos informaron que “al analizar las muestras recolectadas, se encontró una alta cantidad de cianobacterias, organismos procariotas presentes en todo el mundo denominadas Algas Verdeazules”. Y precisaron que “algunas de ellas pueden, potencialmente, generar toxinas como mecanismo de defensa”. En efecto, y tal como lo observó Emilia, “la ingesta de estas algas en grandes cantidades pueden ocasionar mortalidad en peces y aves”. En los humanos, en tanto, “si se está en contacto directo con las algas (bañistas o pescadores), se pueden sufrir, ocasionalmente, dermatitis o afecciones leves en las vías respiratorias”.

A la luz de las conclusiones de los especialistas, las autoridades recomendaron no bañarse en zonas de “manchas” verdes hasta que se normalice el fenómeno que se presenta “sólo en zonas costeras y no en toda la masa de agua del Embalse”.

Preocupación por el dique

Como parte de una familia que conoce Las Termas casi tanto como Tucumán, Emilia advirtió que últimamente la pesca en el dique se redujo a un tercio producto de diversos factores. “Mi marido practica pesca deportiva y sólo comemos cuando pescado cuando están las condiciones dadas, cuando el río viene clarito sino, no”, precisó e hizo referencia a la diversidad de especies afectadas por este fenómeno. “Esta mañana vi bagres, sábalos, patos y teros, más que nada. Da mucha pena ver peces de ese tamaño flotando, es un verdadero desastre ambiental que hace pensar que el dique no se va a recuperar; es tremendo”, consideró.

Emilia informó que los dueños de Foque realizaron la denuncia y que la Municipalidad de Las Termas de Río Hondo alertó a los bañistas sobre los peligros de las toxinas que generan las Algas Verdeazules. “No sé cuánto tardarán en irse, hoy es el segundo día, pero estamos rogando que el viento no traiga los peces a la costa porque ahí sí que no vamos a poder quedarnos”. 

Fuente: El Tucumano