Desde San Miguel de Tucumán, Héctor René Barrionuevo transita la ruta nacional 38 con destino a Catamarca, para cumplir su promesa con la Virgen del Valle.

Pasado el mediodía, este devoto la Virgen llegó a Monteros, y fue escoltado por personal de Defensa Civil, donde además, también se lo invitó al puesto de control para hidratarse y reponer energías en el acceso principal a la ciudad.

Desde el 2015 que emprende esta «caminata» como el la llama. Sus limitaciones no son impedimento para que junto a su hijo recorran los 233 kilómetros que separan las capitales provinciales de ambas.

René, lleva peticiones y agradecimientos de muchas personas, de muchos fieles que por diferentes razones no pueden llegar hasta el valle catamarqueño.

«Hay mucho por agradecer el mismo lo afirma y este año trae ese mensaje «No importa si andas en silla de rueda, llevas un bastón o tenés cualquier discapacidad física … Con fe todo se puede» «Si ella (por la Virgen) quiere que estés vas a llegar», dijo René al sitio informe 24.