Seis integrantes de la familia Rodriguez, donaron plasmas esta mañana.

Su caso llamó la atención de toda la sociedad, él tuvo días donde la pasó mal, no por sus dolores por la enfermedad, sino porque sentía que toda una provincia lo miraba. Su caso se conoció el 3 de agosto pasado, pero su calvario comenzó dos días antes.

Me habían nombrado dentro de los contactos estrechos del caso de Concepción, por una relación laboral, el sábado 1 de agosto me llevaron hacía la capital, al Hospital Centro de Salud, donde tanto los médicos y enfermeros se portaron muy bien, tuvieron un trato excelente conmigo”, comienza relatando Diego Rodríguez a MONTERIZOS.

En paralelo, las redes sociales ardían, con conocidos y no conocidos que lo señalaban con culpa por haber contraído un virus del que se conocía muy poco. “Mucha gente que no conocía también me brindaban su apoyo, pero había otros que no”.  “No vi mucho las redes, pero si me hacían saber los comentarios que se decían”, explica con un poco de bronca, pero lo que más le dio fuerza para seguir adelante son los mensajes de sus familiares y amigos.

“La pase mal en esos días, y es por eso que decidí hacer la carta pública”, cuenta a MONTERIZOS. “Llevo una gran angustia en mi alma por ver como el temor o el miedo se instaló de manera prematura, tal vez en Villa, gracias a que yo fui el primer contagiado«, decía la misiva.

Hoy, 24 de octubre, Diego y cinco familiares más, donaron plasma en el Hospital de Día Néstor Kirchner. “Para nosotros es algo bueno, estábamos esperando el resultado para ver si éramos apto o no, para dar la donación de plasma, con mi familia y llegó hace unos días que seis miembros podemos donar, entre ellos yo”, Rodríguez ahí cambia el semblante de voz.

Victoria, durante la extracción de plasma esta mañana en la capital tucumana

“Esperábamos esto después de todo lo que pasó. “Si no has tocado, todos dijimos que íbamos a ayudar, Dios por algo hace las cosas. Así que estamos donando hoy plasma para que otras personas puedan recuperarse”. “A mi sirve porque siento que es un desahogo más con todo lo que ha pasado”, afirma.

Por su lado, Victoria, hija de Diego, manifestó que esta mañana salieron temprano en un móvil de la Comuna de Villa Quinteros hacía el nosocomio tucumano. “Entramos a un cuarto donde estaban 2 doctora que nos trataron perfectamente y nos hicieron sentir cómodo a mi familia y a mí, al sacarnos nos contaba sobre el procedimiento de que se trataba”, explico. “Dolió, pero fue lo mejor que hice para ayudar a recuperarse a otros pacientes”. Dijo. “Por cada donación, ayudamos a 4 pacientes más

Por último, MONTERIZOS se contactó con Gustavo Marcial, delegado comunal de Villa Quinteros, quien manifestó “Habíamos: pedido tanta empatía a la comunidad para esta familia, que ahora ellos están devolviendo todo lo que le dio la gente con este enorme acto de solidaridad para todos los que necesitan plasma». cerró.