23 Oct 2020 - 9:04

Hablaron los dos vecinos que capturaron al asesino de Abigail

El vecindario quiere garantías de que no se los llevarán presos.

Foto: Telam

“Estaba llenísimo de gente, parecía que había venido todo Tucumán a ver si habían atrapado al violador”, explicó Jimena Beltrán. La vecina de El Manantial se refiere a la captura de José Antonio “Culón” Guaymás, de 25 años, quien fue linchado por una turba de vengadores en una plantación de cañas cercana . El joven estaba acusado de haber abusado y asesinado a Abigail Riquel.

“¿Por qué eligió este lugar para esconderse? Parece que tenía familia en el barrio Elena White, es lo que se dice al menos. En una casa abandonada de atrás del canal encontraron ropas, sábanas y vinos; creen que se escondía allí”, indicó Beltrán. La joven describió el caos que vivieron en el atardecer del miércoles. Enardecida, la muchedumbre se quedó en el lugar hasta las 21.

“Todo se descontroló. La Policía llegó a la media hora de que atraparan al tipo. En 10 minutos los vecinos lo habían desmenuzado (sic). Encima al principio llegaron sólo tres efectivos, no podían hacer nada. Tenían miedo y con justa razón. Algunos querían ir a quemar una casa del barrio White, vimos el humo”, explicó Franco, quien prefirió preservar su apellido.

Alrededor de las 12 de ayer, peritos del Ministerio Público Fiscal se presentaron en la plantación y, en compañía de la Policía, comenzaron a revisar el terreno donde “Culón” fue asesinado. Los vecinos temieron que quisieran detener a José y a Eduardo, dos baqueanos que recorrían la zona a caballo y que atraparon y redujeron al prófugo. Si bien los hombres accedieron a una entrevista, no dieron a conocer su apellido. Inmediatamente los residentes se agruparon frente a la vivienda de los hermanos y se manifestaron “en nombre del pueblo”.

“Ayer había mucha gente de afuera; yo soy de aquí, todos me conocen y saben que somos solidarios. Ayudamos en la búsqueda, somos baqueanos y conocemos el terreno porque todos los días recorremos estos campos a caballo: es nuestro trabajo, nuestra vida”, señaló José. El jinete explicó que corría el rumor de que “Culón” podía estar en la zona, y que la Policía sabía que allí se lo estaba buscando. “Los efectivos buscaron aquí también y después se fueron”, añadió.

El mayor de los hermanos argumentó que actuaron correctamente: “lo volvería a hacer; yo ayudé a que dos padres puedan encontrar al acusado de matar a su hija. Ayudar, lo volvería a hacer siempre. Tengo la conciencia tranquila de saber que yo contribuí en la persecución de agarrar a un prófugo. La idea era que se lo llevara la Policía. ¿Pero qué me tenía que poner entre él y la gente para que me machucaran?”

Eduardo, por su parte, negó que hubiesen usado sogas en la captura. Detalló cómo redujeron a Guaymás: “mi hermano me grita y yo voy atrás de él, lo alcanzamos con los caballos y lo pillamos en el canal. Pero nunca me imaginé esto, que por dar una mano terminemos así. Queríamos que lo capturara la Policía”.

Los vecinos no bajaron la guardia a pesar de que el abogado José María Ledesma Costa les aclaró que, hasta ese momento, no pesaba una orden de detención sobre sus defendidos. “Queremos la garantía de que estos dos héroes van a poder caminar tranquilos por la calle”, rugió un hombre entre los comensales. Los aplausos acompañaron ese grito popular.

“Que la Policía se haga cargo también; ellos anduvieron el lunes aquí. Buscaban con drones y helicópteros y no lo encontraron. No cruzaron el canal, si no lo hubiesen hallado antes, pero no se quisieron ensuciar las botas”, concluyó Rodolfo F.

Fuente : La Gaceta (Producción periodística; Santiago Re).