viernes 12 de julio de 2024
Seguinos: Dólar: Oficial: $940Blue: $1465Bolsa: $1399.3CCL: $1420.1Mayorista: $934.63Cripto: $1486Tarjeta: $1504
20 Oct 2020

“Están aquí parados; ¿por qué no se van a buscarlo al violador de mi hermana?”

Pamela Riquel tiene 16 años y es la mayor de cinco hermanos. Hoy sufre la ausencia de Abigail, su única hermana, llora frente a la Comisaría 12 y, pese al dolor, reclama Justicia.

Como muchos de los vecinos de barrio Villa Muñecas, está indignada por el accionar policial que denuncian sus padres, quienes aseguran que el domingo, día en que su hija fue asesinada, en la Comisaría de la zona, la 12°, no le quisieron tomar la denuncia que hubiera permitido activar el protocolo de búsqueda de persona desaparecida. Pamela llora, aplaude y grita. La acompaña parte de su familia en el reclamo, mientras otra parte emprende una búsqueda independiente del femicida de su hermana, en paralelo al intenso operativo que realiza la Policía de Tucumán.

“La Policía no está haciendo nada”, se quiebra Pamela mientras intenta explicar por audio lo que sucede en su barrio. “Están aquí parados”, dice a eltucumano.com. Se refiere a un grupo de agentes que permanecen apostados en las puertas de la repartición policial, vigilando la manifestación que ocurre en el exterior. Pamela no encuentra razón y vuelve a tomar un respiro. “¿Por qué no se van a buscarlo al violador de mi hermana? Están parados, ¿por qué no salen a buscarlo? Él debe estar aquí, no se va a ir lejos; ¿por qué no hacen nada?”. Pamela está devastada. Su hermana no está más.

https://twitter.com/dieramsoria/status/1318568640917217280?s=20

La de esta mañana es la segunda manifestación que realizan vecinos y familiares de la pequeña asesinada el último domingo. Anoche, estuvieron hasta altas horas reclamando Justicia, aplaudiendo y reclamando entre fogones y pancartas con el rostro de la pequeña Abigail. Karina, que prefiere resguardar su apellido, vive hace 12 años en el barrio donde ocurrió todo, a sólo siete cuadras de la víctima. Afirma que son constantes los hechos delictivos en la zona, pero que la culpa no es enteramente de la Policía, sino de quienes planifican la tarea en las distintas comisarías de la provincia.

“La gente cada vez que va a poner la denuncia les dicen que no tienen móvil, que no tienen auto y, sinceramente, es verdad; tienen una sola camioneta y tres policías por guardia, no es que tampoco miente la Policía”, describe Karina a este diario. “Pienso que los que están mal son los jefes, no es que uno esté en contra de la policía, nosotros queremos gritar junto con ellos para que las autoridades les den lo que necesitan”, agrega.

No es la primera vez que la Comisaría 12 recibe este tipo de reclamos de los vecinos. Ya en febrero de este año, el crimen de un joven de 23 años que trabajaba como limpiavidrios en la zona desembocó en manifestaciones. “En la comisaría no pueden hacer mucho más. Hay sólo cinco oficiales y 30 detenidos, no dan abasto”, había contado en su momento una vecina a La Gaceta.

“No podemos pretender que la Policía se mueva con dos agentes, las personas que dan ordenes tienen que sentarse a analizar cómo está funcionando la Policía”, retoma Karina el reclamo, quien además piensa que una de las razones por las que no se actuó bien el día del crimen fue por el desconocimiento de los oficiales acerca de ciertas normas. “Hay gente que no sabe, que no está actualizada en cuestión de leyes; no se baja línea sobre las actualizaciones”, recrimina sobre quienes deben velar por la seguridad. También reclama por el estado de abandono que percibe en barrios como el que vive. “Los barrios vulnerables están abandonados, por eso hay tanta droga, tanta delincuencia”, se lamenta.

Los vecinos adelantan que los reclamos se extenderán hasta que aparezca el asesino de Abigail. El jueves volverán a darse cita en la Comisaría 12, esta vez, con una modalidad especial. Cada uno de los participantes llevará un juguete para hacer honor a los niños que perdieron la vida por hechos de violencia en la provincia, como es el caso de otra nena de dos años llamada Abigail –asesinada el mismo día que la nena de 9 años-, y por los niños que aún están. Todo será donado luego a instituciones de menores.

“Hay que analizar a quien dejan salir de la cárcel, este hombre abusó de su propia madre, no le interesa la vida de nadie; los jueces liberan cualquier cosa”, manifiesta Karina. “No queremos más recuerdos tristes, queremos vivir tranquilos, que no es mucho pedir”, concluye.

Desde la Comisaría 12, contactada por este diario, prefirieron evitar todo tipo de declaraciones. 

Fuente: El Tucumano

¿Con quién querés compartirlo?

En esta nota: , ,

Sigue leyendo: