9 Oct 2020 - 10:05

Un camión de tapitas de Acheral al Garrahan

Milagros Gómez sigue en su compromiso de recolectar tapitas y solicita a la población tucumana que se sume.

Milagros Gómez es paciente trasplantada de hígado. Agradecida con el Hospital Garrahan (Buenos Aires) en donde fue operada en diciembre de 2018, y desde donde continúa recibiendo el acompañamiento y control en su estado de salud, Milagros se registró como colaboradora de la entidad.

A principio de 2019 cuando recibió el alta y pudo volver con su familia y su casa en la comuna de Acheral, Mili inició una campaña de recolección de tapitas para ser donadas al hospital de Buenos Aires. Desde entonces y hasta el día de hoy su labor sigue en pie y solicita a la comunidad su ayuda.

En esta oportunidad, y a pesar de la pandemia Milagros junto, con otros trasplantados de la provincia, un camión de tapitas para enviar al Garrahan. La actividad permite un beneficio económico para la institución de salud que recibe de manera diaria a personas de todo el país que requieren control y donación de órganos.

Mili agradece a todos los vecinos que, desde diferentes puntos de la provincia, le colaboraron en la campaña. "La próxima tiene que ser más grande. Con esto hacemos el bien y es importante que la gente conozca" expresó la adolescente a su mamá, que la incentiva a seguir con la cruzada solidaria. "La ayuda que recibió (Milagros), la motivó muchísimo, y su sueño es construir un corazón en Acheral, para que la población sepa que aquí puede dejar su colaboración de tapitas y botellas, para que nunca se corte la cadena de donación al hospital" contó a MONTERIZOS, la mamá de Milagros.

Otro camión se fue a Buenos Aires, repleto de solidaridad tucumana. Milagros sonríe satisfecha, pero su corazón agradecido y bondadoso ya piensa en la siguiente campaña. Aún con las dificultades en su salud, que con la pandemia, se vio resentida por no conseguir un medicamento que requería, el cual es importado, la joven concentra su atención en aquellas cosas que le hacen bien.

"La pandemia no permitió que se consiga un medicamento que ella necesita; ahora que las cosas están más tranquilas en el exterior se pudo volver a tenerlo, sin embargo los médicos del Garraghan, con quienes Mili está en contacto regular por videollamada, nos explicaron que tendrán que hacer unos controles antes de volver a suministrarle el remedio. Hubo días en los que no se sintió bien, pero recibió la atención de los médicos y enfermeros del hospital Lamadrid, quienes vinieron a casa. Ella al ser un paciente de riesgo, no la podíamos llevar al hospital. Agradecemos el acompañamiento de todos los médicos que siguen atentos al estado de salud de Mili" concluyó emocionada, su mamá.

En una nueva campaña solidaria, se completó un camión de tapitas con aportes desde el departamento Monteros y otras ciudades de Tucumán.