8 Sep 2020 - 9:54

Valladares afirma que Pedicone lo grabó de mala fe

El secretario de la Cámara de Apelaciones realizó un descargo.

El actuario Fernando Valladares, quien se desempeñaba como secretario de la Cámara de Apelaciones, ratificó en sede judicial que “la acción de haber confeccionado el acta fue en cumplimiento de la orden emanada de su señoría Enrique Pedicone. El acatamiento a dicha orden fue cumplida por mi rol de secretario en la circunstancia de haber sido interpelado intempestivamente y respondiendo al pedido de SS (su señoría) en forma íntegra, sin que me constara documentación legal respaldatoria”. De esta manera, en su nueva presentación ante la fiscala regional Mariana Rivadeneira, a cargo del caso, Valladares hizo hincapié en que él no sabía cuál era el contenido de la conversación que Pedicone dice haber tenido con el vocal de la Corte Suprema de Justicia, Daniel Leiva.

Valladares además hizo referencia a los audios difundidos el domingo mediante LA GACETA de supuestas conversaciones entre él y Pedicone. “El motivo del audio era supuestamente consultarme por mi estado de salud, que, como lo expresé en el escrito anterior a la señora fiscala, es delicada en estos días por estar atravesando tan angustiante situación. La utilización de la palabra supuestamente no es azarosa por cuanto una vez más está de manifiesto una intencionalidad maliciosa por parte de SS Enrique Pedicone, que grabó la comunicación telefónica de mala fe”. “Queda de manifiesto la intencionalidad de su señoría de valerse y utilizar mi persona y cargo para fines de los cuales yo desconozco y van más allá de mis funciones”, aseguró el secretario.

“Me sigo encontrando en una situación de vulnerabilidad extrema y estoy siendo arremetido por el acontecer de hechos que me exceden en mi persona, rol y deber de funcionario de ley”, aseguró. En el escrito, el secretario aseguró que desde el primer momento se puso a disposición de la Justicia como ciudadano. “Su señoría Enrique Pedicone utilizó medios arbitrarios y sin sustento legal al proceder a grabarme en conversaciones privadas con él. Nunca hubiese imaginado algo tan grave”, confesó.

Valladares, además, aseguró: “en un primer momento el acontecer de los hechos se remonta a la confección del acta en forma impuesta del día 28 de julio de 2020, posterior a ello las grabaciones de mala fe realizadas se continúan con el tiempo, y forma irregular e ilegítima. Queda expuesto un modus operandi no atribuible a un Estado de derecho sino a una conducta disvaliosa contraria a derecho. Resulta sumamente grave que dichos modos de proceder se sigan sucediendo”. “Señora fiscala, sabrá usted entender -escribió Valladares- que no puede suceder que el dominio de los hechos y difusión de supuestos materiales esté en manos de una persona de forma arbitraria y violando principios constitucionales”. Finalmente, cerró su exposición: “solicito a la señora fiscala que tome las medidas necesarias tendientes a resguardar los derechos fundamentales de nuestra Constitución Nacional; reafirme el Estado de derecho, y comprenda la situación de vulnerabilidad en la que me encuentro yo y mi familia ante esta grave situación”.

Fuente: La Gaceta