Las academias de bailes son consideradas de alto tránsito de personas, por lo que eran de alto riesgo en materia de salud pública frente al contexto de pandemia. En la actual realidad de la ciudad de Monteros, y frente al control y regulación del virus, se consideró que ya era factible avanzar en la nueva flexibilización y permitir que las academias de baile abran sus puertas.

Bajo un protocolo que incluye información visual sobre la higiene personal y del lugar que son obligatorias, los bailarines deberán desarrollar el regreso a la actividad. «Desde el municipio nos han especificados todos los puntos que debemos tener en cuenta para el inicio de estas clases, también han dejado abierta la posibilidad de que los profesores puedan aportar ideas y o sugerencias para ser analizadas por el Comité», explicó el profesor de danzas folkloricas, Daniel Carrizo.

Entre los puntos del protocolo, el Comité de Crisis Municipal hizo hincapié que adultos menores de 16 años, y adultos mayores de 60 no podrán concurrir a clases, al igual que los recién iniciados. Los bailarines deberán respetar obligatoriamente el metro y medio de distancia, y el tallerista deberá usar el barbijo durante toda la clase. Así mismo también se dispuso que los turnos sean de 45 minutos y de lunes a sábado de 15 a 22.

«El CCM va controlar a todas las instituciones, en que se cumplan la medidas, y el comportamiento de los asistentes a clases», dijo Carrizo.

Además en la reunión, llevada a cabo esta mañana en el Salón de las Mujeres Monterizas, se informó que la cantidad de personas por turnos, va a depender del tamaño de los salones en que se realicen los ensayos o practicas.

Los bailarines de danzas clásicas, árabes, folkloricas, pop, hip hop, salsa, y otros ritmos ya pueden ir lustrando sus zapatos y zapatos para largarse a la pista de baile.