Este 9 de Julio quedará grabado en la historia por la solemnidad y lo acortado de las celebraciones por la pandemia.

El gobernador Juan Manzur, presidio de los actos, y en todo momento estuvo acompañando por el Vicegobernador Osvaldo Jaldo, y el Presidente Subrogante de la Legislatura, Regino Amado, las tres máximas autoridades de la provincia. Además junto elvicepresidente 1° de la Legislatura, Geronimo Vargas Aignasse y el Intendente de San Miguel Tucumán, Germán Alfaro, completaron la comitiva que estuvo en el Tedeum de la Catedral Tucumana, celebración que se hizo sin público.

«Este año de una manera muy especial, suplicamos a Dios que: nos libre de la pandemia y de tantos males que sufrimos en nuestra sociedad; nos consuele en la aflicción, la enfermedad y el dolor de tantos hermanos; nos ilumine para vivir este tiempo de oscuridad y desconcierto, buscando y encontrando alternativas superadoras, en la escucha al pueblo santo de Dios y al Evangelio; nos anime y fortalezca para poner todas nuestras energías y capacidades al servicio del bien común y deponiendo nuestros intereses mezquinos e individualistas; nos encienda el corazón en la caridad efectiva y sacrificada, para que los argentinos vivamos en paz, justicia y libertad, acrecentando la esperanza con el encuentro fraterno y comprometido«, dijo el Arzobispo Carlos Sanchez durante su homilía.

La comitiva luego se dirigió al Solar de la Casa Histórica para el  izamiento de la Bandera, a cargo de soldados del Regimiento 10 infantería General Racedo y se entonó el Himno Nacional Argentino.

Luego ya en videoconferencia con el Presidente Alberto Fernandez y todos los gobernadores del pais, Manzur expresó “desde hace 204 años este es un país profundamente federal, rico, extenso y diverso, y a todos que nos cobija la misma bandera”.

Por su lado el presidente Alberto Fernández afirmó que quiere «terminar con los odiadores seriales» e hizo un llamado a construir la «Argentina del mañana» entre todos los sectores, dejando atrás «el odio y las divisiones» convocando a «unirse en un destino común», en el marco de un inédito acto por teleconferencia en el Día de la Independencia.

«Ninguna sociedad concreta su destino en el medio de insultos, divisiones y fundamentalmente teniendo al odio como común denominador. Yo vine aquí a terminar con los odiadores seriales», puntualizó el Presidente, al encabezar en forma virtual el acto central por el 204º Aniversario de la Declaración de la Independencia.