3 Jul 2020 - 13:20

Rechazo al autocine: No es "soplar y hacer botella"

Roberto Abdenur, dueño del Cine Atlas, único 100% tucumano rechaza el proyecto que se pretende aplicar en capital y dos departamentos de la provincia.

El pasado martes el Comité Operativo de Emergencia de Tucumán sorprendió al autorizar y publicar los protocolos para que tres municipios puedan instalar autocines en sus jurisdicciones.

Según el COE, en las siguientes semanas habrá tres autocines: uno en el Hipódromo de San Miguel de Tucumán, solicitado por la Caja Popular de Ahorros;  otro en el Complejo de Salones de Pacará en Tafí Viejo y el tercero en un predio de Yerba Buena.

Luego de la noticia y tras recibir un panorama alentador del Gobierno de la Provincia para una reapertura, que en principio sería para agosto, las salas de cine de Tucumán criticaron las últimas  habilitaciones ya que tildaron la actividad de "ilegal".

“Los autocines son ilegales ya que ellos no pueden proyectar películas salvo que estén inscriptos en el INCAA, en las distribuidoras y deben tener un proyector homologado. La única posibilidad de exhibir películas es un con proyector de cine, los únicos avalados por las distribuidoras”, explicó Roberto Abdenur, dueño del Cine Atlas, el único cine 100% tucumano de la provincia.

En ese sentido, el empresario reiteró que “ningún exhibidor del país se volcó al autocine. Ninguna distribuidora va dar el material, lo otro será truchado con DVD. Ellos no pueden proyectar nada de un estudio de cine y ninguno cuenta con los requisitos”, afirmó en una charla con eltucumano.com.

Y agregó: “Me llamaron tratando de alquilar los proyectores, pero dije que no. Si esto hubiese sido rentable lo hubiéramos hecho nosotros”, analizó Abdenur, cuyas salar llevan casi cinco meses cerradas por la pandemia.

Otra de los puntos que criticó el propietario del Atlas, el vacío legal e impositivo que existe en las normas aprobadas por las autoridades sanitarias. “Las entradas que dicen que van a vender por internet no serían legales, ya que nosotros pagamos impuestos por cada ticket que vendemos. Da bronca, pero no lo vemos como competencia. Lo que sí molesta es que venga cualquiera, que es como soplar y hacer botella, y diga hagamos un cine”, apuntó.

“Nuestra situación es complicada y si necesitábamos hacer inversiones preferimos hacerlo en nuestros locales, como las modificaciones para los protocolos, y no hacerlo en un autocine que durará dos meses”, finalizó Abdenur.

Modalidad de regreso para los cines

De acuerdo al protocolo de reapertura al que eltucumano.com tuvo acceso, las medidas de seguridad, tanto para los empleados como para los espectadores, serán importantes, como también la capacidad de las salas.

Según las normas presentadas, los empleados deberán usar barbijo y mantener constante desinfección de manos y lugares con mayor circulación de público.

Las personas que asistan a los cines podrán comprar sus entradas por internet o por boletería, manteniendo distancia social y con el uso de barbijo de manera obligatoria.

Las funciones estarán separadas por una hora para evitar aglomeraciones en los espacios comunes, mientras que la ocupación de las salas se dividirá en dos etapas: la primera a un 25% de capacidad, con butacas y filas de por medio, hasta llegar a una segunda fase con el pasar de las semanas para alcanzar el 50% de la capacidad.

Fuente: el tucumano