5 Jun 2020 - 18:12

Su ex esposo la golpeó salvajamente y teme que sea liberado

Fátima Aparicio, una mujer que fue salvajemente golpeada por su ex pareja y padre de sus tres hijos, vive horas de angustia ante la posibilidad de que su agresor sea liberado, decisión que tomará la Cámara de Apelaciones de Tucumán.

Luis Ernesto Rondón, un chapista oriundo de Salta, atacó a Fátima en mayo de 2019: la sorprendió en el baño, la tomó del cuello, intentó asfixiarla y le golpeó la cabeza varias veces con un martillo hasta fracturarle el maxilar y dejarla en coma con coágulos en el cerebro.

La mujer, de 40 años, sobrevivió luego de permanecer internada en el hospital y su ex esposo fue detenido por los delitos de homicidio en grado de tentativa agravado por el vínculo y la alevosía. Pero, la prisión preventiva venció este jueves y si la Justicia lo resuelve, Rondón podría quedar libre.

El abogado Eduardo Rufino, director ejecutivo del cuerpo de abogados para Víctimas de Violencia contra la Mujer en Tucumán y representante de Fátima, elevó un pedido de prórroga de la preventiva para evitar que Rondón salga de la cárcel. La solicitud fue respaldada por un pedido del Ministerio Público Fiscal.

Fátima decidió esconder a sus hijos, ya que teme que Rondón tome represalias contra los chicos en caso de ser liberado.

La mujer había huido desde Salta hacia San Miguel de Tucumán. En territorio salteño contaba con consigna policial y cuando quiso huir, la Justicia de esa provincia dispuso que la policía la custodie hasta que tomara, junto a sus hijos, el micro a Tucumán.

Rondón la siguió y la atacó el 8 de mayo de 2019. Aquel día, después de dejar a los chicos en la escuela, Fátima fue abordada por su ex cuando entró al baño. El agresor primero se había escondido tras las cortinas de la bañera, se puso guantes y esperó a que ella llegara. Cuando la vio, la tomó del cuello para asfixiarla pero no pudo porque Aparicio logró defenderse.

Luego, el hombre arrastró a Fátima hasta la cocina del departamento y empezó a darle martillazos en la cabeza. Las pericias establecieron que fueron al menos diez los golpes con los que logró desmayarla. Debido a los gritos los vecinos corrieron en su auxilio.

Las imágenes que la propia mujer dio a conocer posteriormente al ataque muestran cómo el piso del departamento quedó completamente manchado de sangre.

Un vecino irrumpió en la vivienda y con la ayuda de otras personas retuvieron a Rondón y dieron aviso a la policía.

Cuando los uniformados llegaron encontraron a la víctima herida e inconsciente y la trasladaron de urgencia al hospital. Tenía fracturas, coágulos y un edema pulmonar. Estuvo en coma 15 días.

Rondón actualmente está preso en el penal Villa Urquiza de Tucumán. Hace dos meses pidió el beneficio de la prisión domiciliaria en medio de la ola de excarcelaciones por el Covid-19. Se la negaron, entre varias cosas, porque quería cumplirla en el departamento de Fátima. escribió la periodista Mariana Romero, en su cuenta de Twitter.