Fieles orando en la iglesia Nuestra Señora del Rosario

En Monteros, los templos religiosos cerraron días previos al anuncio formal del presidente de aplicar el aislamiento social, preventivo y obligatorio, en el mes de marzo. Diferentes acontecimientos dentro de la agenda de los diversos cultos que se profesan en la ciudad se vieron suspendidos desde entonces, puesto que implicaba aglomeraciones.

Si bien, el estado de emergencia sanitario por la pandemia de coronavirus covid-19, los rituales de oficiar misas continúa prohibido, el organismo que se encarga de habilitar y de restringir actividades en la provincia dispuso una serie de medidas de prevención, para que los templos puedan abrir sus puertas.

Los monterizos podrán asistir a la iglesia a orar de manera individual, pero con ciertas condiciones de seguridad que cada iglesia deberá cumplir. Así mismo, las misas continuarán siendo transmitidas vía internet, tal como lo hizo MONTERIZOS a modo de servicio, con algunas de las celebraciones para los fieles del catolicismo, en la ciudad.

¿Qué está permitido y bajo qué condiciones?

La iglesia Nuestra Señora del Rosario dispuso cartelería de advertencia para los que visiten el templo, para cumplir con las medidas de seguridad.

1) Sólo se podrá pasar al templo para la oración individual y personal.

2) Se fijó un límite de hasta 20 personas por capilla, iglesia o templo. De todos modos, si el lugar no permite un distanciamiento social mínimo (de 2 a 3 metros), ese número se deberá reducir de manera proporcional. 

3) No se podrán realizar misas -que seguirán siendo transmitidas por YouTube- ni ceremonias religiosas.

4) En todo momento se deberá respetar la distancia mínima de 2 a 3 metros entre personas.

5) Cada templo dispondrá de una persona voluntaria que garantice medidas de higiene al entrar (alcohol en gel u otro producto para limpiar las manos).

6) No podrán ingresar personas con fiebre o con síntomas respiratorios, ambos síntomas característicos de coronavirus.

7) Está prohibido a los fieles la manipulación o el contacto con objetos litúrgicos, bancos, puertas y manijas.

8) No se recomienda la concurrencia de adultos mayores ni de personas inmunodeprimidas, por integrar el grupo de riesgo ante un posible contagio de coronavirus. A la vez, se aconsejó que sobre todo los sacerdotes que presenten dichas características se abstengan de acercarse o tener contacto con los fieles, a modo de prevención.