Se celebran los 301 años del Milagro de la Virgen. Foto de Archivo.

La comunidad católica de Monteros celebra hoy, 29 de mayo, un año más del histórico Milagro de la Virgen del rosario, en la que, según se relata en tres documentos oficiales: la imagen sudó por varios días.

El historiador especialista en el catolisismo local, Ángel Rubén Peralta, debela parte de la investigación que él mismo realizó, en la que se da cuenta a través de documentos históricos oficiales los hechos acontecidos en 1719 en el Pago de los Monteros.

«La imagen de la Virgen del Rosario traída a estas tierras monterizas por el capitán Juan de Espinosa, realizó portentoso milagro en las frías mañanas de mayo de 1719» inicia Peralta y afirma: «Un relato popular histórico sobre la Virgen del Rosario de Monteros no necesita apoyarse en leyendas o relatos fantásticos ya que cuenta con documentación que la ubica en tiempo y en espacio».

Los documentos

«Son tres los documentos históricos que dan la versión oficial y certifican lo sucedido entre los días 29 y 31 de mayo de 1719. Se trata de dos cartas escritas por el Visitador episcopal Don Diego de Alderete fechada en 7 de junio y la carta del lugar teniente del gobernador el Maestre de Campo Don Urbano de Medina y Arze, con fecha 9 de junio, amabas conservadas en el Archivo del Cabildo de Salta. El tercer documento es la carta del Gobernador del Tucumán Don Esteban de Urizar y Arespacochaga fechada el 10 de junio». Estos tres documentos certifican que:

«Una Ymagen de Nuestra Señora del Rosario que se halla en el Pago de los Monteros, en un rancho por haberse arruinado su capilla a tres o cuatro años… empezó a sudar de tal modo… durando aquel SUDOR desde el día lunes que se contó 29 de mayo hasta el miércoles siguiente tan copioso que bañó el vestido y el pie del cajón donde estaba».

El historiador explica a MONTERIZOS «Haciendo un análisis del Acta Capitular, el Secretario de actas del Cabildo de Tucumán distingue dos partes bien diferenciadas. Una es la parte oficial, testimoniada por escrito que, como dije, corresponden al Cura Visitador y al Maestre de Campo. Después el secretario aclara: ‘después de recibidas’ las cartas citadas, llegó ‘el R. P. Julio del Montigo de la compañía de Jesús’ misionero de la reducción de San Esteban de Miraflores el cual dijo al gobernador que Diego de Alderete llevó la imagen ‘a una capilla’ y que en ella continúo ‘el sudor'».

«Estamos ya hablando de los primeros días de junio. Este acontecimiento tuvo características particulares como mudar de color el rostro, sudar y llorar por un solo ojo etc. Este relato no está certificado por escrito por lo tanto no sucedió. Se trata de un relato fantástico típico de la espiritualidad de la época que usa el Padre Montigo para amonestar al gobernador sobre lo que debe ordenar al cabildo y a la clerecía: organizar ‘públicas rogativas, procesiones y lo más importante’ enmendar los yerros mediante el Sacramento de la penitencia».

Para concluir Peralta deja una reflexión: «Debemos revalorizar los elementos que nos dan identidad en total lealtad a las fuentes de inscripción como son los documentos históricos escritos y no las leyendas».