En la sede policial peritos del ECIF buscaban restos de sangre, en la hipótesis que el desaparecido puedo haber sido trasladado hasta esa dependencia antes de su desaparición.

Anoche, a última hora, la Fiscalía de Instrucción del Centro Judicial de Monteros, a cargo de Mónica García de Targa, recibía la autorización del juez Mario Velázquez para realizar dos nuevos allanamientos, en el marco de la causa por la desaparición de Luis Espinoza, de 31 años, vecino de la localidad de Melcho, departamento de Simoca, quién se encuentra desaparecido desde el pasado viernes 15 de mayo.

Esa tarde un grupo de policías de la Comisaría de Monteagudo, irrumpió en una carrera cuadrera, produciéndose una corrida que incluyó postas de gomas y disparos de arma de fuego por parte de la policía. Espinoza, que según testimonios pasaba por el lugar, habría sido herido mortalmente y desde entonces nada se sabe de él.

Por la causa fueron detenidas diez personas (nueve hombres y una mujer), de los cuales nueve son efectivos policiales y un civil, que se encuentran alojados en distintas dependencias: en Bomberos de la Regional Sur y de la Capital, en Juan B. Alberdi, en la Brigada Sur y en el Comando Radio Eléctrico de la Capital.

En las primeras horas de hoy viernes, se llevaban a cabo esos allanamientos. El primero para la detención de un civil y la búsqueda de armas de fuego y ropa con manchas de sangre que aportarían información a la causa.

El segundo allanamiento se hacía en la comisaría de Monteagudo, donde los peritos del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del Ministerio Fiscal realizaba la prueba Blue Star, que consiste en la aplicación de un reactivo que genera un proceso de fosforescencia, para buscar restos de sangre en la sede policial. También fueron trasladados al lugar canes que constatar rastros de Espinoza, en la hipótesis de que pudo haber sido trasladado hasta la comisaría antes de su desaparición.

También el juez ordenó el traslado de los detenidos a la cárcel de Villa Urquiza, a excepción de la mujer y del civil.
Las medidas eran llevadas a cabo bajo la coordinación del ECIF, con personal bajo las órdenes del comisario Jorge Dip, Jefe de la Brigada de Investigaciones.

El cuerpo estaría en Alpachiri

Dos policías arrepentidos habrían confesado que hicieron con Espinoza
Según fuentes judiciales, los efectivos habrían confesado ante la fiscal García que el cuerpo del hombre desaparecido desde el viernes fue arrojado sin vida en la zona de Alpachiri.

“Los efectivos estuvieron declarando anoche en la fiscalía y dieron información concreta que Espinoza estaría muerto y los responsables serían los efectivos de la comisaría de Monteagudo, donde uno habría realizado los disparos que le provocó la muerte y entre cuatro de ellos se pusieron de acuerdo para esconder el cuerpo” relató una fuente consultada.
“El cuerpo habría sido llevado a la zona de Alpachiri y se desconoce si fue arrojado o enterrado en esa zona”.

Un equipo científico del ECIF trabajaron durante toda la jornada de este jueves realizando distintas medidas.

“En los cuatro vehículos secuestrados se realizaron pericias, donde se encontraron manchas pardo-rojizas en algunos sectores de los mismos y en una prenda deportiva ” confió a BLL la misma fuente consultada. ”Habrá que esperar los resultados para saber si corresponden o no a sangre humana”.

“Wanda”, la perra adiestrada de la policía que participó de los rastrillajes, en la madrugada de este jueves frente al Centro Judicial de Monteros también marcó dos lugares específicos donde había manchas de sangre en uno de los vehículos.

Dio positivo al luminol el auto Volkswagen Fox que pertenece al Comisario Rubén Montenegro, no así al automóvil Logan del agente Claudio Zelaya. La camioneta Toyota Hilux y la Kangoo color rojo pertenecen al agente Gonzalez Rojas.

Este viernes los familiares de Luis Armando Espinoza cortarán la ruta en el ingreso a Monteagudo exigiendo que aparezca el cuerpo de la víctima.